Puigdemont evita ir a Estrasburgo por miedo a la detención

Agencias
-
Puigdemont evita ir a Estrasburgo por miedo a la detención - Foto: PATRICK SEEGER

Miles de independentistas se manifiestan frente a la Eurocámara en favor del expresident y Comín pero estos no acuden por falta de garantías de no ser entregados a España

Estrasburgo amanecía este martes con una manifestación de miles de independentistas frente a la sede del Parlamento Europeo. Portando numerosas esteladas y europeas, los manifestantes protestaban en favor de una "Cataluña libre" y de la libertad del expresidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, y el su exconseller, Toni Comín, sobre los que gritaban "Los queremos en casa" y defendían sus puestos como eurodiputados.

Asimismo, sobre un puente de acceso a la Eurocámara han sido colgadas pancartas en las que se alude a Puigdemont, en inglés y catalán. En una de ellas sobre la cara del expresidente catalán se dice "No rendirse nunca" y en otra "Dejen a Puigdemont unirse al Parlamento Europeo". 
Se esperaba la aparición de los dos aludidos pero, ante el miedo de ser detenidos y entregados a España por estar huidos de la justicia, ni Puigdemont ni Comín han acudido a la manifestación, si bien se han quedado a pocos metros de la ciudad. "Están en un territorio donde los alemanes y franceses siempre han discutido de quién es", ha precisado el abogado del expresidente, Gonzalo Boye, en una entrevista en Rac1, insinuando así que pudieran estar en Alsacia

Sin embargo, al cabo de unas hora, quien fuera máximo responsable de la Generalitat se ha dirigido a los manifestantes para decirles que su lucha "es la lucha por los derechos de todos los europeos". Puigdemont, huido de la Justicia española desde finales de 2017, se dirigió a los concentrados a través de una pantalla gigante en una intervención previamente grabada junto a la frontera en la vecina ciudad de Kehl (Alemania). El expresidente catalán consideró un "fracaso" del Gobierno español la presencia de los manifestantes, pues muestra que el independentismo catalán ha logrado "internacionalizar" su causa.

"No pararemos porque somos muchos, y cada vez más, los que decimos que Europa necesita un refuerzo democrático, que de esta forma Europa no nos interesa. Que una Europa donde los buenos, las voces plurales de sus ciudadanos no sólo no sean escuchadas sino que no tengan los derechos garantizados no es nuestra Europa", señaló Puigdemont. El expresident, junto a Comín, aseguró que su lucha "no es solo por los derechos de los catalanes, sino por los de más de 500 millones de ciudadanos europeos que deben ver si finalmente el Parlamento Europeo es o no la cámara que les representa".

Por su parte, Boye pidió al Parlamento Europeo que se constituye hoy "que purgue la deriva de represión y de limitación democrática de la presidencia saliente, y demuestren que esta es la cámara en la que los europeos quieren verse representados ante cualquier tendencia de los Estados".