Sólo abrirá una cuarta parte de las piscinas de uso público

Mayte Rodríguez
-

Hasta la fecha, el Servicio Territorial de Sanidad sólo ha recibido la comunicación de reapertura de 22 piscinas cuando en la temporada anterior abrieron 90 en toda la provincia de Ávila

Sólo abrirá una cuarta parte de las piscinas de uso público


Cada año por estas fechas, funcionarios del Servicio Territorial de Sanidad de la Junta de Castilla y León inician las actuaciones de vigilancia y control oficial en las piscinas de uso público de la provincia de Ávila cuyo objetivo fundamental es la protección de la salud de los usuarios. Los titulares de esas piscinas públicas, que en la mayoría de los casos son los ayuntamientos, tienen que cumplir la normativa higiénico-sanitaria que regula el uso de las piscinas de uso público, que afectan tanto a sus instalaciones como a los servicios anexos, el control de la calidad del agua y de su mantenimiento, así como las obligaciones del personal responsable de las instalaciones y el comportamiento de los usuarios, entre otros asuntos. Con la pandemia, esta normativa se ha visto modificada a mayores precisamente para evitar la propagación del coronavirus en este tipo de instalaciones, con medidas excepcionales que incluso incluyen la reducción del aforo, lo que ha llevado a numerosos ayuntamientos a tomar la decisión de no abrir sus piscinas este verano.
Prueba de ello es que el Servicio Territorial de Sanidad de la Junta de Castilla y León tan sólo ha recibido la comunicación de reapertura de 22 piscinas de uso público en Ávila y su provincia -a fecha 18 de junio-, mientras que en la temporada anterior fueron 90 las piscinas  de ese tipo que abrieron sus instalaciones para la temporada de verano, la inmensa mayoría de ellas situadas en pueblos de la provincia. Y aunque hay ayuntamientos que están a la espera de que, con el fin del estado de alarma mañana domingo, la Junta de Castilla y León asuma todas las competencias y se pronuncie respecto a la normativa que regiría las piscinas de uso público en esta nueva normalidad para decidir si abren o no, estos datos revelan que a día de hoy la cifra de piscinas abiertas este verano se reducirá una cuarta parte respecto a una temporada normal. 
Una de las localidades que afronta el verano sin piscina es Solosancho, cuya Corporación municipal así lo decidió en el mismo pleno en el que optó por suspender las fiestas que suelen celebrar tanto en julio como en agosto, incluyendo el festival Luna Celta que cumpliría su décimo sexta edición. «No abriremos la piscina ni celebraremos las fiestas por responsabilidad sanitaria, con el único fin de proteger a los vecinos», explica su alcalde, Jesús Martín. 
Aunque todavía tienen pendiente la celebración de un pleno en el que se abordará esta cuestión, Fontiveros está entre los ayuntamientos abulenses en los que  «la idea es abrir la piscina si estos días la evolución sigue siendo buena», nos cuenta su alcalde, David Sánchez. De hecho, ya están preparando sus instalaciones para ello. «Nuestra piscina puede cumplir sin problema las recomendaciones del Ministerio de Sanidad», señala. «Tenemos una zona verde muy grande en la que hemos marcado parcelas con el cortacésped de 4x4 metros, de forma que cada una tiene 16 m2 y ese sería el espacio para una familia de cuatro personas», de manera que así «no habría riesgo de contagios gracias a esa separación» que garantiza la distancia social, detalla. Y en uno de los asuntos más espinosos de la nueva normativa, como es la reducción del aforo, tampoco ve problemas. «Nos han salido 45 parcelas en las que cabrían en total 180 personas, más que suficiente si tenemos en cuenta que el año pasado teníamos entre 120 y 150 personas diarias de media en la piscina», revela el alcalde de Fontiveros, para el que en zonas como La Moraña, donde «no tenemos montaña ni bosque ni ríos, la piscina se hace muy necesaria en los meses de verano, en especial para los niños y adolescentes», destaca. 
 

LEA LA NOTICIA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA