La Diputación aprovecha oportunidades del cambio climático

D.C
-

Presentó su estrategia de mitigación y adaptación a esa realidad, un proyecto en el que cuenta con el apoyo de laUSAL

La Diputación Provincial de Ávila presentó ayer su estrategia de mitigación y adaptación al cambio climático, un proyecto de futuro con base en el presente a través del cual, con técnicos propios y el apoyo de especialistas de la Universidad de Salamanca, pretende llevar a cabo un diagnóstico lo más exacto posible de los efectos que ese cambio del clima está provocando en nuestra provincia, con la intención de que ese conocimiento se convierta en herramienta para solucionar problemas y desarrollar nuevas oportunidades de desarrollo.
Esta iniciativa, que convierte a nuestra provincia en pionera a nivel nacional en este ámbito, fue presentada  por Armando García Cuenca, diputado responsable del Área de Turismo, Asuntos Europeos y Energía, a quien acompañaron el técnico del Área de Turismo, Energía y Asuntos Europeos, Alberto López; y tres expertos de la USAL que se encargan de diferentes aspectos de esa estrategia: José Martínez (hidrología), Camilo Ruiz (canales de participación) y Susana Lagüela (sector industrial/transporte).
Recordó Armando García que lo que están haciendo ahora es dar «los primeros pasos para diseñar una estrategia provincial de mitigación y adaptación con la cual la Diputación trabaja para anticiparse al futuro de la mano de los mejores expertos», estrategia que «está comenzando a diseñarse y con la que, de la mano de grandes expertos, pretendemos obtener un documento de análisis de la situación y evidencias del cambio climático en la provincia», texto del cual «nacerá una propuesta de actuación para su mitigación y adaptación».
«Consideramos esta estrategia  –añadió– como un elemento fundamental para el posicionamiento de la provincia de Ávila como una de las primeras, con Granada, Navarra y el País Vasco, en plantear una estrategia con la que mitigar y reducir el impacto del cambio climático. Hablamos en términos de emisiones de gases de efecto invernadero, pero también de una adaptación que permitirá buscar alternativas para reducir este impacto, ya inevitable del cambio climático en la actividad de distintos sectores».
Este posicionamiento «nos permitirá, además, estar en una situación privilegiada en cuanto al acceso a fondos, programas y subvenciones de financiación, ya que buena parte de los recursos que vienen y vendrán de Europa estarán condicionado al cambio climático». Y asimismo, «estaremos en situación de buscar alternativas de desarrollo donde surgirán oportunidades debido a la adaptación de empresas e instituciones a la nueva realidad generada por dicho cambio climático». 
La estrategia, finalizó Armando   García, «está dividida en dos fases: en la primera se analizarán las evidencias del cambio climático en la provincia según sectores, social, hídrico, forestal, agrícola, ganadero, turístico, etc, y se alineará con documentos generales de otro nivel, como estrategia regional y nacional y europea. En la segunda, se propondrán las medidas de mitigación y adaptación posibles». Todo el desarrollo de ambas fases se ha organizado para estar «alimentado por propuestas participativas de distintos sectores y actores», para lo que se ha puesto en marcha una web  (observatorioavila.usal.es) y unos formularios en los que esos distintos actores podrán participar.

estrategia. Alberto López, técnico de la AEA, explicó que «el sentido de esta estrategia viene por la evidencia de un cambio climático a nivel global, que tiene su afección a nivel provincial y que se percibe especialmente en verano», realidad «que nos hace ver que hay una posibilidad de la lucha contra el cambio climático que se va  a traducir en una estrategia de mitigación que lo que va a pretender es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que se generan en la provincia, así como aumentar e identificar los sumideros de carbono de los que podamos disponer».
Esa estrategia, añadió, «está llena de oportunidades para la provincia, que van a venir acopladas a distintos sectores. Las hay para el sector agrícola, con posibilidades de cambio de cultivo, adaptaciones de riego; para el sector ganadero, para el forestal, para el turismo que necesariamente debe adaptarse a esta realidad, el sector industrial, el hídrico, etc».
En definitiva, resumió Alberto López, «valoramos esta estrategia como una oportunidad de tener en un documento las líneas estratégicas que puedan hacer desarrollar esas posibilidades de mitigación y adaptación, y en ese documento participa la USAL. Lo que estamos haciendo es abrir una oportunidad para que Ávila se posicione realmente como una provincia preocupada por el cambio climático y con posibilidades de la mitigación y la adaptación, que son las dos tareas que tenemos en marcha».
Los técnicos de la USAL, por su parte, felicitaron a la Diputación de Ávila por «esta apuesta» de futuro que demuestra «su capacidad de liderazgo».