Rufián niega amenazas de ERC a Sánchez por la mesa de diálogo

Agencias
-

El diputado atribuye a "un diagnóstico equivocado" del Gobierno central la polémica con los republicanos

Rufián niega amenazas de ERC a Sánchez por la mesa de diálogo - Foto: Eduardo Parra Europa Press

Después de la tempestad llega la calma. O eso dice el refrán. Y es que aún hay resaca del puñetazo que ERC dio el pasado jueves al comunicar el Gobierno que la mesa entre los Ejecutivos central y catalán se posponía hasta que se constituyese la nueva Generalitat, es decir, en otoño. Al final todo se arregló tras reunirse de urgencia el presidente Pedro Sánchez con el líder de los republicanos en el Congreso, Gabriel Rufián, que ayer quiso quitar importancia a lo sucedido negando de forma categórica que hubiese amenazado al madrileño con  no aprobar los Presupuestos Generales del Estado, pero sí le pidió que respetase el acuerdo de investidura al que había llegado con la formación independentista.
«No quiero que la gente se vaya con la idea de que amenacé. Hay unos pactos que hay que respetar y, si no se respetan, las relaciones se enturbian, se intoxican», sostuvo el barcelonés en una entrevista radiofónica.
Además, señaló que «mucho de lo que pasó ayer no nace de la mala fe» y que La Moncloa hizo «un diagnóstico equivocado» al creer que el Gobierno de la Generalitat «ya no existe». «Transmitimos información que la otra parte no tenía y se pudo solucionar», comentó el político separatista, que, a renglón seguido, añadió:«No se podía poner en tela de juicio que hay un Ejecutivo enfrente que quiere dialogar. De no respetarse el diálogo, se entraría en un bucle bastante tóxico también en la política catalana».
Según el jefe de filas de ERC en Madrid, su formación se enteró por la prensa del cambio de parecer del Gabinete central, si bien no quiso revelar quién llamó a quién para celebrar el encuentro que acabó desatascando la situación.
Sobre los posibles escenarios tras el adelanto electoral en Cataluña, Rufián reconoció que «le gusta mucho» el modelo de Lérida, con un Ayuntamiento pilotado por su grupo, junto a Junts per Cat y los comunes, al tiempo que pidió «romper bloques» y buscar «frentes amplios». «Debemos respetar al espacio de Convergencia, pero mirar más allá». 
De esta forma tan sutil, respondía el político secesionista a los expertos y políticos, principalmente del PSC, que dan por hecho que los socialistas catalanes se aliarían con los republicanos si las cuentas salieran en las urnas, gobernando el que quedara por delante en unos comicios que podrían tener lugar entre mayo y julio, y todo ello partiendo de la premisa de que los Presupuestos salieran adelante. 


Cumbre con Torra

Mientras, ayer se supo que el jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, se reunirán el próximo jueves a las 12,00 horas en el Palau de la Generalitat, según aseguraron fuentes de Presidencia del Govern.
Torra y Sánchez se citarán antes de que lo haga la mesa de diálogo entre ambos ejecutivos, pactada con ERC, para afrontar el conflicto en Cataluña.
El president dejó el pasado jueves muy claro al mediodía que el tema central de la cita será la autodeterminación, algo que la vicepresidenta Carmen Calvo, horas antes, había descartado, dejando incluso en el aire la propia reunión.