Zona de infecciones en el consultorio médico de Piedralaves

E.C.B
-

El Ayuntamiento está llevando a cabo obras para adaptar el centro a la nueva realidad motivada por la pandemia de la COVID-19 y garantizar así la seguridad de todos los profesionales sanitarios y de los pacientes

Zona de infecciones en el consultorio médico de Piedralaves

El Ayuntamiento de Piedralaves está llevando a cabo una reforma del consultorio médico local para adaptarlo a las nueva realidad ocasionada por la pandemia, habilitando una zona específica para la atención de infecciones totalmente equipada y separada del resto de dependencias.
Desde el Consistorio vienen trabajando contra reloj en la adopción de medidas encaminadas a evitar la propagación del virus y de protección de la población. Y siguiendo esa línea están adaptando los medios con los que cuentan a las necesidades actuales, ya que según explica la alcaldesa, María Victoria Moreno, «en estos momentos lo más importante para todos es la salud».
Así, con el fin de garantizar la asistencia sanitaria a todos los vecinos, adoptando todas las medidas de seguridad necesarias tanto para los profesionales sanitarios como para los pacientes, el pasado 22 de mayo comenzaron las obras en el consultorio médico, que se prevé que se prolonguen como máximo hasta el 15 de junio, con un coste aproximado de 60.000 euros que saldrá íntegramente de las arcas municipales.
El primer cambio ya es visible desde el exterior, pues la puerta de acceso al centro tiene el doble de ancho para poder garantizar la distancia de seguridad entre las personas. Una vez dentro, en la planta baja se han tirado tabiques y puertas para habilitar la zona de infecciones, de aproximadamente 20 metros cuadrados, en una zona donde antes se encontraba la consulta de una enfermera y otra sala para el médico de desplazados, que ahora se han unido. Ese espacio aislado del resto de zonas del consultorio cuenta con respiratorio, un vestuario para que los médicos puedan dejar todos sus equipos de protección individual (EPI) tras su utilización y un aseo, y frente al mismo quedará la zona de urgencias.
Esa mejora  conlleva que las consultas ya citadas de enfermería y del médico de desplazados deban pasar a la planta de arriba del edificio, razón por la que también se va a instalar un ascensor para mejorar la accesibilidad que, según indica la regidora, «tardará unas 8 semanas. Ahora se va a dejar el hueco ya hecho para luego proceder a su instalación, que se realizará en una semana».
Además, la zona del administrativo, encargado entre otras cosas de dar la citas, se reducirá para dar la anchura necesaria a la entrada al consultorio y se mantendrán también en la planta baja el cuarto de analítica, la ATS y otro médico. También se está adaptando el baño de señoras para hacerlo accesible a personas con discapacidad.
La obra está siendo ejecutada por José Luis Muñoz Construcción, con el apoyo de dos oficiales municipales, y mientras concluye, las consultas permanecerán como hasta ahora en La Adrada, para lo que se ha solicitado autorización a la Gerencia de Atención Primaria de Ávila.