La Vuelta a Ávila mira a finales de julio

A.S.G.
-

La organización, que mantiene su intención de celebrar la ronda abulense entre el 25 y 26 de julio, confirma las primeras gestiones. La edición 2020 rendirá homenaje a Enrique Sanchidrián

La Vuelta a Ávila mira a finales de julio - Foto: Ana I. Ramirez

La Vuelta a Ávila mira con decisión a finales del mes de julio como su momento. Nada se puede dar por seguro en el actual contexto. Es una realidad que el mundo del deporte, como otros sectores de la sociedad, se mueven en supuestos, en posibles, pero la realidad es que el Club Ciclista Las Hervencias se está moviendo para que la 47º edición de la Vuelta Ciclista a Ávila sea una realidad. Así lo confirma José María Garrido, presidente del CC Las Hervencias y director de una carrera que podría ser una de las primeras pruebas Elite y Sub’23 de un calendario de ciclismo que podría comenzar a ponerse en marcha, según se va aclarando el panorama, en el mes de julio, donde la Vuelta a Zamora sería la primera ronda por etapas en el calendario si, como hace unos días informaba La Opinión de Zamora, consigue finalmente el permiso de las autoridades sanitarias.
En una situación similar trabaja ya la organización de la Vuelta a Ávila, que reconoce haber recibido ya la llamada de equipos interesándose por el futuro de una ronda que tiene intención de celebrarse. «Quiero hacerla» responde con contundencia José María Garrido, muy consciente, eso sí, de que todo pasa por la evolución de la pandemia, las medidas sanitarias necesarias e incluso, por qué no decirlo, los premisos de Tráfico, con quien asegura estar ya en contacto para comenzar a preparar la ronda abulense en dos etapas, como viene siendo habitual en los últimos años.
Hay interés por parte de la organización en ponerse en marcha y no menos desde los equipos aficionados, necesitados de retomar la competición. Alguno de ellos ni siquiera pudieron ponerse en marcha ante la llegada de una crisis sanitaria que les alcanzó en un mes de marzo en el que arrancaba su calendario. Hay ganas de empezar.
Bien es cierto que en un primer momento desde la organización se lanzó el ‘anzuelo’ de una 47 edición en tres etapas, sin embargo «nadie se ha mojado», lamenta Garrido a la hora de los apoyos recibidos para volver a recuperar poco a poco el nivel que la Vuelta a Ávila tuvo años atrás, antes de la crisis, y que obligó, como a tantas otras pruebas, a bajar el número de días de competición y readaptarse a un formato más reducido.
Será el fin de semana del 25 y 26 de julio. Son los días marcados, aunque podría haber cambios. «Si pudiéramos retrasarla un poco –en 2017 se celebró a finales del mes de agosto– incluso mejor» avanza José María Garrido consciente de que será una ronda en la que los protocolos de seguridad –la RFEC ha lanzado esta semana una guía con recomendaciones a la hora de organizar este tipo de eventos– estarán muy presentes.
Dos etapas pero aún un recorrido por definir. Hasta no tener la autorización de Tráfico no se moja la organización en un recorrido que el año pasado recuperaba la llegada a Ávila, aunque sin las tradicionales vueltas a la Muralla. Después de tres años sin la colaboración del Ayuntamiento, en los que la ronda abulense centró su recorrido en localidades como El Tiemblo, Navalacruz y Navarrevisca, el año pasado la prueba recuperaba el apoyo económico del Consistorio y con ello la presencia de Ávila como punto final, sin bien motivos de seguridad  –no se contaba con el número de efectivos suficientes para cubrir el recorrido– impidieron disfrutar de las tradicionales vueltas sobre el adoquinado abulense. Un elemento que se espera poder recuperar este año.
Lo que ya se sabe es que este año la organización rendirá homenaje con motivo de la 47 edición a Enrique Sanchidrián, profesional entre los años 1967 y 1973 en los que militó en equipos como La Casera - Peña Bahamontes o el Orbea. Se suma así a otros homenajeados por la ronda abulense, que en los últimos años ha querido recordar la figura de ciclistas históricos. Si el año pasado fue Agustín Jiménez ‘El Gafas’, en 2018 el homenaje era para Nacor Burgos y en 2017 se iniciaban estos reconocimientos con Julio Jiménez.

La Vuelta a Zamora, primera prueba por etapas del calendario Elite-Sub’23

Aún resulta complicado fiarse del calendario, un ‘papel mojado’ en medio de una crisis sanitaria que sigue poniendo en duda la reanudación de algunas competiciones deportivas. Por detrás han sido muchas las clásicas que se han ido quedando por el camino. La Vuelta a Castilla y León, como ya ocurriera con Asturias, Comunidad de Madrid o Aragón entre otras muchas, tuvieron que desistir. Otras, como la Vuelta a Burgos o la Vuelta a Salamanca, están pendientes de los permisos, presupuesto o la posibilidad de fechas –en el caso de la segunda– para poder mantenerse en un calendario que, en el caso de la categoría Elite-Sub’23 podría tener su primera prueba por etapas con la Vuelta a Zamora y la segunda con la Vuelta a Ávila. Son las previsiones dentro de una reanudación que podría pasar ya en agosto por la Vuelta a León o la Vuelta a Tenerife, junto a otras pruebas de un día y los campeonatos de España de Ciclismo en Ruta y Contrarreloj en Jaen en la penúltima semana del mes de agosto. De momento todo son previsiones.