Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Ortega cierra un año espectacular

Agencias
-
El deportista nacido en La Habana llegó a España en 2016 y desde entonces ha competido como atleta nacional. - Foto: EUROPEAN ATHLETICS

Con 13 victorias de 15 carreras y una medalla de bronce en el Mundial de Doha, el hispanocubano ya mira a los Juegos Olímpicos de Tokio

El vallista hispanocubano Orlando Ortega explicó ayer que cuando llegó a España en 2016 hace ya seis años llegó a estar «al borde de la depresión», pero que, a base de esfuerzo, logró mejorar su situación personal y profesional hasta su gran éxito en los Juegos de Río, donde se proclamó subcampeón olímpico.
«Yo salí de Cuba y llegué a un país nuevo donde no conocía prácticamente a nadie, no tenía nada. Llegué a estar al borde de la depresión, me paré a pensar si había tomado una buena decisión. Pero me senté y me dije: ‘Ya estás aquí, ahora solo para adelante’», rememoró Ortega.
Su espíritu luchador le ha ayudado a no rendirse en las situaciones difíciles que ha tenido que atravesar:«Si yo hubiese sido una persona más negativa, después de lo que me pasó en Belgrado hubiera terminado con el atletismo».
Ortega hacía referencia a lo ocurrido en 2017 en la final del Europeo en pista cubierta de Belgrado, donde un tropezón con la penúltima valla le hizo caer hasta la séptima posición. Superada aquella decepción, ahora cierra un gran 2019 donde destaca el bronce en el Mundial de Doha, donde tan solo el empujón del jamaicano Omar McLeod le impidió aspirar a más. «Han sido 13 victorias de 14 o 15 carreras más las de invierno, que fueron otras 11 de 12. Resumiendo, creo que la temporada ha sido espectacular. Si no llega a ser por el incidente, cualquier cosa habría pasado. Podría haber corrido por debajo de 13,10».
De cara a 2020, el atleta  destacó que «obviamente los Juegos Olímpicos son lo mejor y más importante» que tienen todos los deportistas por delante, pero añadió que la Liga de Diamante también le ilusiona mucho: «Para mí es la competición principal, me gusta y es la que más me motiva».