Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

En el pueblo también se hacen negocios

B.L. (SPC) / Madrid
-
En el pueblo también se hacen negocios

Correos crea la plataforma comercial 'Correos Market' pensando en el mundo rural, para ayudar a los pequeños productores locales a darse a conocer y a vender sus productos en todo el país y también más allá de las fronteras patrias #YoMeQuedo

Una cosa es la miel y otra la miel que hacen Carlos Fernández y Nerea Rodríguez en Chano, un pueblecito de 71 habitantes de El Bierzo, en León. Lo que era una pasión de toda la vida, cuidar abejas y recolectar la miel, se transformó hace cinco años en un proyecto empresarial muy personal que bajo el nombre de 28 lunas les ha permitido ir creciendo poco a poco sin perder sus señas de identidad: productos elaborados con miel, innovadores y creativos, 100 por 100 artesanales y ecológicos. Sus colmenas están todas en alta y media montaña, lugares libres de pesticidas y cultivos que puedan alterar la vida de las abejas. 
«Poco a poco, a base de mucho trabajo y esfuerzo vamos creciendo y nos permite vivir», afirma Nerea. De hecho, señala, están pensando ampliar la plantilla y contratar a una persona que les ayude.
Francisco Juberías y Carlos Moreno iniciaron una aventura que hace 20 años parecía un disparate y que hoy tiene un nombre, DeSpelta, y mucho futuro. Francisco decidió en 1998 darle un giro a su negocio agrícola tradicional asentado en Palazuelos, una pedanía de Sigüenza (Guadalajara), para comenzar a cultivar de manera ecológica. Su socio, Carlos, recuerda que entonces hablar de esta práctica era una auténtica rareza. 
«Paco fue siempre un visionario, le veían como a un loco, un marciano por aquel entonces», afirma. En 2004 crearon el negocio que hoy se dedica a fabricar artesanalmente harinas integrales y semi-integrales molidas a la piedra con grano entero, así como pastas alimenticias con sus propias harinas, y además envasan las legumbres que utilizan como parte de la rotación de cultivos. «Rescatamos el oficio de molinero y la forma de cultivar de antaño, sin pesticidas ni productos químicos», apunta Carlos, antes añadir que su negocio es «una regresión, ir al pasado para traerlo al presente». 
Totalmente artesanales son también los trabajos en hierro de Alberto Merino, que junto a Carmen Sánchez llevan años al frente de Morales forja. Son profesionales pertenecientes a la quinta generación de herreros de Valdelacasa, un pueblo de 200 habitantes de la provincia de Salamanca. Allí, adaptados al siglo XXI, fabrican a mano cualquier artículo de forja, como percheros, rajas, cerrojos, todo personalizado y a gusto del cliente. «No podemos competir con las grandes empresas, por ejemplo, haciendo tiradores convencionales para las puertas y cajones, pero sí haciendo tiradores personalizados, creativos, diferentes y a medida», afirma Alberto. 
Esta familia de herreros, los apicultores de el Bierzo y los agricultores de Sigüenza tienen actividades muy diferentes, pero muchas cosas en común. Todos viven donde quieren, en pueblos pequeños de la llamada España vaciada porque les gusta, porque quieren y porque no están dispuestos a renunciar a sus raíces; todos han emprendido allí sus proyectos empresariales con los que ganarse la vida; todos son prueba viviente de que en la España rural hay futuro y todos venden sus productos a través de Correos Market, una plataforma comercial pensada específicamente para el mundo rural, para ayudar a los pequeños productores locales a darse a conocer y a vender sus productos en todo el país y próximamente también más allá de las fronteras patrias.
«Antes hacíamos trabajos puntuales en la fragua, por el boca a boca, pero ahora gracias a internet vendemos en toda España y cualquiera puede conocernos», asevera Alberto, el herrero salmantino que sostiene que cada vez vende más gracias a su presencia en plataformas como Correos Market. 


El poder de internet

Carlos mantiene que las redes sociales han sido el punto de inflexión para los negocios artesanales como el suyo. Y en la plataforma de Correos ve aún más una oportunidad para conectar con el público de cualquier rincón que busca productos de máxima calidad y respetuosos con el medio ambiente. 
Lo mismo le ocurre a la miel de Carlos y Nerea. Antes prácticamente solo vendían a tiendas especializadas, dándose a conocer a través de eventos como catas y degustaciones. Ahora llevan un mes adheridos a Correos Market y han visto como los pedidos online empiezan a crecer. «Después del puente nos han entrado 15 pedidos, uno de Cádiz y otro de Gerona, lugares donde hasta ahora no habíamos vendido», señala Nerea. 
En una apuesta por el medio rural y contra la despoblación, la empresa pública Correos montó hace unos meses esta plataforma comercial online y acaba de lanzar la campaña #YoMeQuedo para dar visibilidad al proyecto y a los emprendedores locales que «viven en el pueblo porque quieren, no porque no les quede otra opción». 
En la actualidad, Correos Market cuenta ya con más de 150 productores y más de 1.000 referencias adheridas y aunque destacan por número los productos centrados en la alimentación, sobre todo aceites, vino y cervezas, este mercado en la red también ofrece artesanía y artículos de moda, belleza y hogar. 

En el pueblo también se hacen negocios
En el pueblo también se hacen negocios
En el pueblo también se hacen negocios