Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

La Vuelta, el reto de David González

A.S.G.
-
La Vuelta, el reto de David González

El ciclista de Fontiveros renueva con el Caja Rural Seguros RGA. «No pensé que me adaptaría tan bien a profesionales». Pese a la caída en el Tour Poitou - Charentes, el año «ha sido positivo»

Pasar a profesionales no es sencillo, mucho menos cuando una caída –con fractura de radio incluida– te para en el mejor momento, pero lo cierto es que el 2019 que se cierra para David González de manera «positiva». Con la confianza entonces y ahora del Caja Rural Seguros RGA–ha renovado con el equipo navarro tras ascender a profesionales en 2019 pasando por el equipo amateur– el abulense David González se muestra contento tras una temporada en la que «no esperaba adaptarme tan rápidamente a la categoría.No esperaba encontrarme tan bien».
Lo dice desde las sensaciones pero también desde los resultados. Porque el ciclista de Fontiveros (23 años) fue segundo en carreras importantes como la Rhone-Alpes y se codeó con los mejores  dejándose ver entre los primeros en la Ruta de Occitania. «No es que tuviera galones, pero el equipo confió en mí, tenía el equipo a mi disposición para tratar de hacer algo». Tenían motivos para ello. Bien es cierto que el 2016 y 2017 habían estado marcados por las lesiones, pero el 2018 había sido un gran año para el abulense. Cinco victorias –en el Memorial Pascual Momparler de la Copa de España, en la Vuelta a León, Zamora, Santander y País Vasco– o su participación en un Tour del Porvenir que acabó para él antes de lo esperado cuando se iba al suelo en la quinta etapa tras hacer el afilador, hacían que sus expectativas fueran merecidas. «Llegaba al 2019 con buenas sensaciones» reconoce el abulense, que estos días entrenando Benidorm.
Ya se prepara para el nuevo curso. Aún quedan por definir muchos detalles, es pronto, pero la Challengue de Mallorca y el Tour de Omán serán , a priori, sus primeras citas, aunque todo se empezará a definir a partir de la concentración del equipo navarro en el mes de enero. Un 2020 en el que, de nuevo, el objetivo será alcanzar la Vuelta a España. «Es el gran objetivo» ya ha marcado Josemi Hernández, director deportivo, y con la misma sueña David González, aunque primero marca otros pasos. «Mi gran objetivo es ganar alguna etapa y seguir con el crecimientos de estos años, dar un paso adelante»  y no es descabellado pensar en el de Fontiveros en la Vuelta a España 2020. «Por supuesto el reto sería estar en La Vuelta. Lo que nos mueve es la ilusión, las ganas. Quiero dar un paso más, seguir formándome y si el equipo me apoya seguro que tendré mis oportunidades. Otra cosa es que sepa o no aprovecharlas». Para ello ya se están entrenando.

En su mejor momento

«Más allá de hacer puestos y conseguir resultados, era importante volver a estar ahí, compitiendo».Las sensaciones son importantes, y con las buenas sensaciones de volver a verse sobre la bici ha podido cerrar el 2019 el abulense David González después de una caída que le pudo salir muy cara cuando, a finales del mes de agosto, se rompía el radio. Fue «mala suerte» cuando en la línea de meta de la tercera etapa del Tour  Poitou-Charentes  se llevaba por delante a una fotógrafa. En esos momentos la temporada quedó en duda. Salvó la peor parte cuando se confirmó que no había fractura de escafoides. Aún así «fue el peor momento del año» reconoce el abulense, que se veía bien tras su paso por Portugal. Se sentía con fuerzas.  Al menos evitó la operación y gracias a ello la temporada 2019 no se cerró en aquella tarde del mes de agosto. «Al menos he podido acabar el año con la sensación de volver a competir», algo muy importante cuando el ciclista de Fontiveros quiere volver a ser ambicioso en 2020.