Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

La OPEP bajará la producción de crudo para no devaluarlo

Agencias
-
La OPEP bajará la producción de crudo para que no devaluarlo - Foto: SAUDI ARAMCO HANDOUT

El acuerdo entre la organización y sus principales aliados aprueba la retirada del mercado de medio millón de barriles diarios para limitar un exceso en la oferta, que no caiga su precio y «turbulencias» en 2020

La OPEP y sus aliados, entre ellos Rusia y México, pactaron ayer una nueva reducción de la oferta petrolera de medio millón de barriles diarios (mbd) a partir de enero, un plan con el que esperan evitar que el crudo se abarate en los próximos meses por una oferta excesiva.
«Queremos evitar cualquier turbulencia en el mercado del petróleo en 2020», aseguró el ministro ruso de Energía, Alexander Novak, al terminar la séptima reunión de la OPEP+ (la Organización de Países Exportadores de Petróleo y 10 productores más).
Así, la nueva decisión implica profundizar, de 1,2 a 1,7 millones de mbd, el recorte de producción que el grupo de 24 países acordó hace un año respecto al bombeo de octubre de 2018.
El resultado de la reunión confirmó lo esperado después de que, un día antes, Novak comunicara que un comité interno había aconsejado retirar 0,5 mbd adicionales y que la medida estaba siendo estudiada por la 177 conferencia ministerial de la OPEP, que precedió a la de la organización.
En los mercados internacionales, el precio del denominado «oro negro» no daba signos de reaccionar a Viena, con el barril de crudo Brent, la principal referencia internacional, relativamente estable en torno a los 63 dólares.
Según los analistas, varios importantes factores que inciden en el valor del crudo están fuera del control de la OPEP. Entre ellos destaca un fuerte aumento de los suministros ajenos a la organización, en especial los niveles récord de producción de petróleo de esquisto de EEUU, pero también Brasil, Canadá y Noruega ampliaron su capacidad extractora.
Por otro lado, la demanda mundial energética puede verse debilitada tanto por las tensiones comerciales entre Washington y Pekín, como por las iniciativas para limitar las emisiones de efecto invernadero contra el cambio climático.
Es quizá ante estos riesgos que los productores incluyeron en su declaración final una sorpresa: la promesa de que el recorte será aún más pronunciado que el pactado oficialmente.
En su declaración final, afirman que algunos socios que violaron el acuerdo inicial -vigente desde el pasado 1 de enero- se han comprometido a respetar los topes nacionales, mientras que otros, en especial Arabia Saudí, seguirá bombeando por debajo de su cuota.
«El corte total por parte de la OPEP+, después de un cumplimiento mejorado, será de facto de 2,1 mbd» (respecto a octubre de 2018) a partir del 1 de enero de 2020, prometió el ministro saudí de Petróleo, Abdelaziz bin Salman.