Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

La Abogacía del Estado retrasa a 2020 el debate de investidura

Agencias
-
La falta de alegaciones de la Abogacía retrasa la investidura

La falta de alegaciones sobre el fallo europeo que reconoció la inmunidad de Junqueras deja en el aire el apoyo de ERC a Sánchez y aplaza hasta enero la convocatoria del Pleno en el Congreso

A pesar de que parecía que en el seno del PSOE había prisas para que el debate de investidura de Pedro Sánchez se celebrase antes de acabar el año, la falta de alegaciones de la Abogacía del Estado sobre la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que reconoció la inmunidad como europarlamentario del líder de ERC, Oriol Junqueras, ha retrasado los plazos e imposibilita que la sesión en el Congreso pueda celebrarse antes de Nochevieja.
La posición del órgano jurídico resulta vital a la hora de que Esquerra se pronuncie sobre si respalda o no la candidatura de Sánchez para repetir como jefe del Ejecutivo.
Así las cosas, todo parece indicar que el impasse en el que están desde el pasado fin de semana las negociaciones del PSOE y con ERC para lograr su abstención en la investidura continuará al menos hasta hoy. Durante su Congreso Nacional del pasado sábado, los independentistas supeditaron la reactivación de sus conversaciones formales con los socialistas a un «gesto» de la Abogacía favorable a Junqueras.
El lunes 23, la Mesa de la Cámara Baja autorizó la celebración de un eventual Pleno durante el último fin de semana del año, en previsión de que un posible acuerdo permitiera convocar el debate de investidura los días 27 y 28, con la segunda votación el 30. Eso habría sido posible si la institución judicial, dependiente del Ministerio de Justicia, hubiera hecho públicas sus alegaciones el mismo lunes, pero no fue así. Y como tampoco las dio a conocer ayer, las posibilidades de celebrar la sesión antes de fin de año están ya prácticamente descartadas.
El Reglamento del Congreso de los Diputados no contempla ningún plazo para la convocatoria del debate de investidura, que es facultad exclusiva de la presidenta de la Cámara, pero por logística, y a tenor de los precedentes, éste tendría que fijarse entre 24 y 48 horas antes de su inicio para garantizar que todos los parlamentarios, especialmente aquellos que viajan desde Canarias, Baleares y las Ciudades Autónomas, lleguen a tiempo.
Así las cosas, aún en el caso de que la Abogacía del Estado diera a conocer su postura hoy mismo y la respuesta satisfaciera a ERC, el Pleno podría organizarse como pronto para el domingo y la segunda votación, necesaria para investir a Sánchez, tendría que ser el 1 de enero, día festivo. Además, está previsto que después de la respuesta del órgano jurídico deban sucederse otros acontecimientos como la reunión del Consell Nacional de ERC para analizar el escrito y debatir su voto, así como el cierre de las negociaciones que el PSOE tiene abiertas con Unidas Podemos y otros partidos, que, en principio, deberían concretarse en la firma de acuerdos antes de iniciar el debate.
En este contexto, la siguiente alternativa plausible son las fechas del 2, 3 y 5 de enero, con los problemas logísticos, especialmente de seguridad y de movilidad, que acarrearía reunir al Congreso un domingo por la tarde en el centro de Madrid coincidiendo con los cortes de tráfico por la Cabalgata de los Reyes Magos.
La Abogacía tiene como máximo hasta el jueves 2 de enero de plazo para presentar sus alegaciones ante el Tribunal Supremo y los Servicios Jurídicos del Estado no descartan que al final tengan que esperar a esa fecha dado lo novedoso del asunto técnico a tratar.
La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, magistrada de profesión, quiso echar ayer «un capote» al organismo, señalando que se tiene que pronunciar sobre un proceso judicial «complicado» que requiere «prudencia» y «respeto». «A todo el mundo le han entrado unas prisas tremendas. No sé muy bien por qué, porque el plazo para presentar recursos que ha dado el Tribunal Supremo, no el Gobierno, es un plazo de cinco días», defendió.
Si la Abogacía mantiene su mutismo hasta el 2 de enero, lo previsible es que el debate de investidura se deje ya para después de Reyes, unas fechas por las que están apostando ya también otros partidos como el PNV o Compromís.