Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Un mundo de opciones

Maricruz Sánchez (SPC)
-
Un mundo de opciones

La gastronomía toma protagonismo en Navidad en las mesas de cada país y convierte los platos típicos en todo un reclamo

La Navidad es época de reunión, de estar y compartir momentos con aquellos seres queridos a los que, habitualmente, no se ve tanto el resto de año. Y como en todo buen encuentro de este tipo que se precie, en fechas tan señaladas no puede faltar la mejor comida y bebida. No importa el país en el que se estén celebrando las fiestas; la gastronomía, en esta época, es una invitada más a la mesa familiar, y suele venir cargada de deliciosos platos típicos de cada una de las latitudes del mundo.
Este amplísimo abanico culinario tiene en común el uso de productos de temporada, dulces y frutos secos -entre los que la almendra es la reina-, así como la degustación de aquellos manjares tradicionales de la región que, por su laboriosa elaboración, suele reservarse para las ocasiones más especiales. Muchos están relacionados con el frío invernal y son contundentes y calóricos, pero otros tantos son más ligeros, pues todo depende de la situación geográfica en la que se localice el foco festivo. 
Y es que, la Navidad se celebra en verano en algunos territorios del planeta y, a través de su gastronomía, es posible recorrer el mundo.

 

Italia

En la nación transalpina, la gastronomía es rica y variada, también en Navidad, con recetas que van desde los Siete Peces, siete platos de marisco y pescado que evocan el tiempo que tardó Dios en crear el mundo; la sopa con cappelletti, una pasta rellena de pollo; y el archiconocido pannetone, solo o con frutas escarchadas.

 

Venezuela

Nada hay más típico en el país caribeño para las fiestas que las hallacas, unos tamales de harina de maíz rellenos de carne e ingredientes como aceitunas, pasas, alcaparras o cebolla, que se envuelven en hojas de plátano o bijao y se hierven en agua. También es tradicional la sopa sancocho de carne, con maíz, yuca o patata.

 

Rusia

Los zakuski son el plato navideño ruso por excelencia. Aperitivos que se toman acompañados de vodka, están hechos a partir de una masa de patata y rellenos de paté de hígado de cerdo, cebolla, pimienta... Otro clásico es la ensalada Olivier -de patata, huevo, pepinillos, carne magra zanahoria y cebolla-, y el caviar.

 

Etiopía 

Aunque no solo se come durante las fiestas, el doro wat con injera es un plato típico navideño etíope. Concretamente, es una especie de cocido de carne de pollo y verduras picantes que pueden llevar o no un huevo, y que se sirve sobre la injera, el pan típico del país, que en realidad es una torta delgada y ligeramente agria.

 

Brasil

Los brasileños celebran las navidades con platos típicos de aquellos países que un día conquistaron sus fronteras. Ejemplo de ello son los bolinho de bacalhau, una especie de croquetas de bacalao importadas de Portugal, o la farofa, una harina que se sirve con habichuelas y carne de buey.

 

Australia

El país oceánico celebra la Navidad en verano, por lo que hay muchos que deciden realizar barbacoas o un pícnic en Nochebuena. Lo que nunca falta es el White Christmas, un pastel que se asemeja a un puding, y el Christmas Damper, un pan dulce acompañado por sirope.

 

Canadá

En la parte anglófona de la nación no puede faltar en fiestas el pavo relleno, acompañado por verduras y puré de patatas, tan típico en el  vecino EEUU. La zona fancófona se decanta, en cambio, por un pastel de carne picada llamado Tourtière, así como por el ragú de manitas de cerdo.

 

Croacia 

Como en casi todos los países, la gastronomía navideña croata varía en función de la región, aunque tiene platos comunes como el bakalar (bacalo en salazón) y la pasticada (estofado de ternera). De postre destacan los krostule, unas especie de galletas con frutas escarchadas. 

 

Francia

En el país en el que la oca y el foie nunca faltan en Nochebuena, el plato principal suele estar formado por un ave asado. En ciertas regiones también son tradicionales la vieiras o coquilles Saint-Jacques. De postre, triunfa el Bûche de Noël: pastel de chocolate y avellana con forma de tronco.

 

Argentina

Si hay un plato típico navideño argentino es el Vitel Toné, compuesto de finas rodajas de ternera cubiertas de salsa de atún y alcaparras. Una opción fresca que acompaña a la barbacoa que completa la cena. En cuanto a los dulces, no faltan los pannetones o las tortas heladas.

 

Filipinas

En el territorio filipino, durante la época navideña se come bibingka, un pastel de arroz con leche de coco y agua revestido en hojas de plátano y cocinado en ollas de barro. Tampoco falta el cerdo asado, el salabat, una bebida caliente hecha de jengibre, y las kakanin, galletas de arroz.

 

Japón

La tradición católica brilla por su ausencia entre los japoneses, que no por ello dejan de celebrar la Navidad como un festival. En ese período, es tradicional el pastel kurisumasu keiki, un bizcocho recubierto por crema pastelera blanca y adornado con fresas, un guiño a la bandera nacional.