Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Los cargos que piden menos formación siguen siendo femeninos

David Alonso
-
Los cargos que piden menos formación siguen siendo femeninos

En la región solo hay una directora o gerente por cada tres que son hombres, mientras que representan al 70% del personal de restauración y ventas

A pesar de que representan el 44,2 por ciento de los ocupados enCastilla y León, la presencia de las 441.000 mujeres que trabajan en la Comunidad todavía sigue siendo mayoritaria en aquellos puestos de escasa formación y poca responsabilidad. Puestos el de empleados de administración y oficinas, restauración y vendedores y ocupaciones básicas, son donde las féminas de la región tienen una presencia predominante respecto a los hombres, llegando en algunos casos al 70 por ciento de los empleados en ese cargo. Tal y como se desprende de la última Encuesta de Población Activa (EPA), relativa al cuarto trimestre de 2018 publicada por el INE, solo el 29 por ciento de los puestos de directores y gerentes están ocupados por mujeres, unas 8.800, lo que deja una proporción de casi una por cada tres hombres. Hace una década, representaban el 32 por ciento, lo que dibuja una merma porcentual en la escalada de las mujeres hasta los puestos más altos de las empresas.
La escasa integración de las mujeres en la industria (23%), construcción (6,7%) y agricultura (24%), las relega a emplearse en el sector servicios, donde son mayoría (58,3%), lo que se traduce en su presencia mayoritaria en puestos de restauración, ventas o ocupaciones elementales. En cuanto a la ocupación por actividad, el 70 por ciento de los ocupados en actividades domésticas enCastilla y León son mujeres, mientras que un 65% se emplean en la administración pública y casi un 54 por ciento en actividades inmobiliarias.
Sin embargo, de los datos de la EPA relativos a las mujeres también se extraen datos positivos enCastilla y León. Así, según el INE, en la Comunidad hay seis mil ocupadas más que antes de la crisis; su peso dentro del sistema productivo de la región ha crecido casi un cinco por ciento durante la última década; o que el 60 por ciento de los profesionales científicos e intelectuales de la Comunidad son féminas. A pesar de esto, ellos todavía cobran, de media, 6.000 euros menos al año que los hombres, acaparan el 78 por ciento de los contratos temporales que se firman enCastilla y León, y solo el 41 por ciento de las jornadas completas.
Desde CCOO alertan que la «segregación ocupacional»  es un factor de discriminación «que hay que combatir porque las ocupaciones feminizadas suelen estar peor pagadas».Así, la secretaria regional de Mujer y Políticas de Igualdad de CCOO, Yolanda Martín, hizo recientemente un llamamiento para evitar que «las mujeres tengamos nuestro rol determinado desde la escuela, un rol de cuidados, que nos orienta hacia profesiones que son menos consideradas, por estar feminizadas, y que tienen salarios más bajos».
Por su parte, el secretario general de UGT de Castilla y León, Faustino Temprano, reclama que se puedan regular con una ley específica los asuntos relativos a la igualdad de salarios entre hombres y mujeres en la misma categoría laboral. «No es nada nuevo que sigue existiendo una clara diferencia retributiva y que persiste la desigualdad laboral por razón de sexo», apunta.