Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Los demócratas imputan a Trump cargos de abuso de poder

EFE
-
Los demócratas imputan a Trump cargos de abuso de poder - Foto: Alex Wroblewski

El jefe de la Comisión de Inteligencia ha considerado que no procesar al Presidente de EEUU haría a los congresistas "cómplices de sus excesos". "No teníamos elección", ha sostenido

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha decidido acusar al presidente del país, Donald Trump, de dos cargos --abuso de poder y obstrucción al Congreso-- en el proceso de impeachment que se desarrolla en su contra, según ha anunciado este martes el jefe de la Comisión Judicial de la cámara baja, Jerry Nadler.

"Es una ofensa procesable para un presidente ejercer los poderes de su cargo para obtener un beneficio personal inapropiado ignorando o perjudicando el interés nacional. Eso es exactamente lo que hizo el presidente Trump cuando presionó a Ucrania para que interfiriera en las elecciones presidenciales de 2020", ha dicho sobre el cargo de abuso de poder.

Sobre el de obstrucción al Congreso, ha argumentado que "un presidente que se declara por encima de la justicia, por encima del pueblo estadounidense y por encima del poder de 'impeachment' del Congreso --que está precisamente para proteger de las amenazas a nuestras instituciones democráticas-- es un presidente que se considera por encima de la ley".

El jefe de la Comisión de Inteligencia, Adam Schiff, que preside a su vez la comisión encargada de investigar el impeachment --integrada por las de Inteligencia, Exteriores y Revisión y Reforma--, ha considerado que no procesar a Trump haría a los congresistas "cómplices de sus abusos". "No teníamos elección", ha sostenido.

La comisión de investigación publicó la semana pasada su informe, en el que concluye que Trump retorció la política exterior de Estados Unidos hacia Ucrania con el propósito de que el país europeo abriera dos investigaciones "políticamente motivadas" para favorecer su reelección el próximo año.

Según los investigadores, Trump pretendía que las autoridades ucranianas investigaran al precandidato demócrata Joe Biden y a su hijo Hunter Biden por supuestas corruptelas en sus negocios en Ucrania e indagaran "la desacreditada teoría de que fue Ucrania, no Rusia, quien interfirió en las elecciones presidenciales de 2016".

Para conseguir que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, impulsara estas dos investigaciones, Trump condicionó a ello dos cuestiones clave: la ayuda militar que Washington da a Kiev en el marco de la guerra en Donbás contra los separatistas prorrusos y una "ansiada visita" a la Casa Blanca.

En opinión de la comisión, Trump no solo abusó de su poder usando la política exterior como un instrumento al servicio de sus intereses electorales, sino que puso en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos por condicionar a dichas investigaciones la ayuda militar a Ucrania.

El informe acusa igualmente a Trump de obstruir la investigación del impeachment en la Cámara de Representantes. "De hecho, es difícil imaginar un caso más fuerte o más completo de obstrucción que el protagonizado por el presidente desde que comenzó la investigación", sentencia.

Tras ello, la titular de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dio luz verde al 'impeachment' contra el presidente estadounidense esgrimiendo que "los hechos son incontestables". "Si permitimos que el presidente esté por encima de la ley, entonces seguramente pondremos en peligro nuestra República", dijo.

 

El siguiente paso

De esta forma, Pelosi dio vía libre a la acusación formal contra Trump, algo que ha hecho este martes la Comisión Judicial. Ahora el pliego de cargos se someterá a votación en el pleno de la Cámara de Representantes que decidirá, por mayoría simple, si envía a juicio el presidente, lo que sería el impeachment en sentido estricto.

De aprobarlo, el juicio contra Trump se celebraría en el Senado --con mayoría republicana--. El jefe del Supremo ejercería de presidente del tribunal que conformarían los propios senadores. Para condenar al presidente, se necesita una mayoría de al menos dos tercios.

Si se compara con un proceso judicial ordinario, la Cámara de Representantes ejercería de juez instructor y fiscal, mientras que el Senado asumiría el papel de jurado y el presidente del Tribunal Supremo de juez.

Trump, que acusó a Pelosi de tener "un ataque de nervios" al aprobar el impeachment, ha negado cualquier desviación de sus funciones presidenciales, tachando de "caza de brujas" el juicio político en su contra.

"Los demócratas están haciendo este teatro político porque no tienen un candidato viable para 2020 y lo saben", ha reaccionado este martes el jefe de la campaña de Trump para los comicios del próximo año, Brad Parscale, según informa CNN.

Solo tres presidentes estadounidenses han sido sometidos a un impeachment. Andrew Johnson, que ganó el juicio político; Richard Nixon, que dimitió antes de ser cesado por el Watergate; y Bill Clinton, que salió igualmente victorioso de sus mentiras en el caso Lewinski.