Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Vacas conectadas vía satélite

Mayte Rodríguez
-
Vacas conectadas vía satélite - Foto: MiriamChacoN

Una explotación ganadera abulense es pionera en el uso del Internet satelital para gestionar el día a día en el campo, un sistema que cubre todo el territorio nacional, por lo que cubre la brecha digital que sigue arrastrando el medio rural

Gestionar un negocio acorde con los tiempos en los que vivimos en lugares en los que la cobertura de redes de banda ancha es deficiente puede convertirse en una verdadera pesadilla. O, directamente, dar al traste con la rentabilidad del proyecto empresarial. En la provincia de Ávila, solo el 41% de los hogares tienen acceso a Internet a una velocidad de 100 megabytes por segundo, porcentaje inferior a la media de Castilla y León, donde ese tipo de cobertura supera el 65% según el último informe ‘Cobertura de Banda Ancha en España’. Este documento elaborado por el Ministerio de Economía revela que tanto nuestra región como nuestra provincia están peor posicionadas que el conjunto del país en cuanto a cobertura de redes de banda ancha, ya que el 41% de Ávila y el 65% de Castilla y León contrasta con el 80% de hogares españoles que tienen acceso a Internet a una velocidad de 100 megabytes por segundo.

Estamos en una provincia y en una comunidad autónoma de marcado carácter rural y es precisamente en los pueblos donde la cobertura de banda ancha a una velocidad razonable resulta más deficiente, de ahí que a la hora de poner en marcha un negocio en el medio rural el acceso a Internet llegue a condicionar la viabilidad de la empresa, especialmente en ámbitos como el del turismo rural. Gestionar las reservas de una casa o de un hotel rural sin un acceso adecuado a Internet puede llegar a poner en riesgo un negocio que tiene una dependencia tan elevada de la Red.

Es aquí donde entra en juego la tecnología satelital, que «aporta conectividad en aquellas zonas en las que las telecomunicaciones terrestres son insuficientes» y, de esta forma, permite a quienes tienen sus negocios en el medio rural «sumarse al proceso de transformación digital». Así lo explican desde Eurona, multinacional española de telecomunicaciones que, junto a Hispasat y el Grupo Red Eléctrica, han puesto en marcha dos proyectos piloto para impulsar la transformación digital de un sector tan vinculado al campo como el agroalimentario, uno de ellos en la provincia de Ávila.

Este proyecto piloto está desarrollándose en una explotación de ganado extensivo de Mediana de Voltoya formada por 130 reses que pastan en una finca de unas 400 hectáreas. A todas las vacas se ha implantado un sensor por parte de la compañía Digitanimal, fabricante de sistemas de localización y monitorización del ganado. Estos elementos, colocados en forma de collar, envían datos a una central de control a través de una antena orientada a la flota de Hispasat, datos como «la temperatura del animal, si se ha puesto de parto, el lugar de la finca en la que se encuentra en ese momento o si alguna vaca se ha quedado rezagada», información que el propio ganadero recibe «en su teléfono móvil o en el ordenador de su casa», detalla Fernando Ojeda, consejero delegado de Eurona. «Tener esa conectividad permite al ganadero prever ciertas necesidades de la explotación y hacerla más inteligente, más sostenible y también aporta mayor calidad de vida a quienes trabajan en el campo», que a través de esta tecnología se evitan tener que estar constantemente revisando en persona aspectos del día a día. «Al final, le ayudamos a que la explotación sea más acorde con los tiempos actuales», señala Ojeda.

LEA EL REPORTAJE AMPLIADO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA