Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Un 2020 de subidas y bajadas

EFE
-

El nuevo año llega con aumentos en el precio del transporte ferroviario y de la vivienda, rebajas en el gas y sin cambios, de momento, en pensiones, salario mínimo interprofesional y electricidad

Un 2020 de subidas y bajadas Foto: Rubén Serrallé

El próximo 2020 viene repleto de subidas y bajadas en los precios de algunos de los productos más consumidos. Así, el año comenzará con rebajas en las tarifas reguladas del gas natural, aumentos en los billetes de Renfe y la congelación, de momento, de la parte regulada del recibo de la luz.
Las pensiones, el salario mínimo interprofesional (SMI) y el sueldo de los funcionarios se mantendrán sin cambios a la espera de la formación del nuevo Gobierno.
En el ámbito de la energía, 2020 llega con una rebaja media del 4% en las tarifas de último recurso (TUR) del gas natural -a las que están acogidos los usuarios domésticos-, gracias al abaratamiento de la materia prima.
Las tarifas de este carburante se revisan trimestralmente, pero únicamente cuando el coste de la materia prima sube o baja más del 2%.
Sin embargo, el precio de la bombona de butano no se actualizará hasta el tercer martes de enero. En su última comprobación, el pasado noviembre, subió un 4,86%, hasta 12,74 euros, después de cinco descensos consecutivos.
En cuanto a la parte regulada del recibo de la luz, se congela un año más, esta vez hasta que se desarrolle la metodología para fijar los peajes de acceso y los cargos.
En el capítulo de transporte, el año empieza con el encarecimiento de los billetes de tren: suben un 1,1% las tarifas del AVE y de los trayectos convencionales de larga y media distancia; un 1,2% los servicios de media distancia de alta velocidad; y un 1% los de Cercanías, que no habían variado desde 2015.
Sin embargo, se mantienen los precios de los títulos multiviaje (de 10 o más trayectos), con lo que, en la práctica, las tarifas se congelan para los viajeros recurrentes.
En el caso del tránsito aéreo, las tasas aeroportuarias, aquellas que las aerolíneas pagan a Aena por usar ciertos servicios en sus aeropuertos (pistas, pasarelas, estacionamiento de aviones o servicios de seguridad) bajarán un 1,44% a partir del 1 de marzo.
Esta rebaja, aprobada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, es superior a la que había propuesto Aena (1,17%).
Respecto a los peajes de las autopistas estatales, aunque el Ministerio de Fomento aún no ha confirmado oficialmente el aumento para 2020, fuentes del sector la sitúan en torno al 0,84%.
En el terreno de las telecomunicaciones, las principales operadoras -Telefónica, Vodafone, Orange y MásMóvil- no prevén incrementar en los próximos meses la cuota de línea mensual, el cobro fijo en la factura que carga los costes de mantenimiento de la línea del hogar vinculada a internet.
en el aire. Sin revisión quedan, de momento, las subidas de las pensiones, del Salario mínimo y de los sueldos de los funcionarios.
La revalorización de las pensiones del 0,9 % comprometida por el presidente en funciones, Pedro Sánchez, se aprobará cuando se constituya el nuevo Gobierno y se aplicará con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2020.
Lo mismo ocurre con el incremento del SMI, cuya cuantía todavía está pendiente de negociación y que se aprobará más adelante con carácter retroactivo.
Aunque los precios de la vivienda no están regulados, los cálculos de empresas y expertos apuntan a una subida de entre el 3% y el 4% en la compra de inmuebles, y del 4% al 6%, en el alquiler.