Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

El Gobierno británico rechaza un nuevo referéndum en Escocia

Agencias
-
Boris Johnson junto a Nicola Sturgeon, en una foto de archivo - Foto: POOL New

Johnson pide a Sturgeon que ceje en sus intentos de "romper" el Reino Unido y se centre en cambio en la gobernanza de la ciudadanía. El 'premier' promete que el Brexit ayudará a restaurar "la cohesión y el espíritu nacional del país"

El Gobierno de Reino Unido ha rechazado la petición de la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, de celebrar un nuevo referéndum independentista, por considerar que "sería una distracción perjudicial". "Queremos que 2020 sea un año de oportunidad, crecimiento y unidad para Escocia, no de más división", ha afirmado.

Sturgeon ha solicitado formalmente este jueves la cesión de competencias para convocar esta nueva consulta. La líder escocesa alega que el escenario ha cambiado desde el referéndum de 2014, ya que en el plazo de poco más de un mes Reino Unido abandonará la Unión Europea.

En una nota que acompaña a la agenda legislativa del Gobierno de Boris Johnson, el Ejecutivo ha rechazado la propuesta de Sturgeon, entre otras razones porque ensombrecería el "resultado decisivo" de 2014, cuando una mayoría de los escoceses se pronunciaron en contra de la secesión.

Entonces, "se prometió al pueblo de Escocia que sería una votación única en una generación", ha afirmado el Gobierno, que ha reiterado su promesa de invertir para favorecer el crecimiento económico y la creación de empleo también en territorio escocés. "Ser parte de Reino Unido supone casi 2.000 libras al año por persona en Escocia", ha esgrimido.

Asimismo, ha recordado que Escocia exporta el 60 por ciento de sus productos hacia Reino Unido, hasta el punto de que el volumen comercial interno "es casi cuatro veces más" al que existe con la Unión Europea.

Johnson ha aludido a la petición de Sturgeon en una comparecencia ante el Parlamento, foro desde el que ha instado al Partido Nacional Escocés (SNP) a cejar en sus intentos de romper el país para centrarse en cambio en la gobernanza de la ciudadanía.

"Debería centrarse más en llevar a cabo las prioridades internas de la población de Escocia y menos en romper nuestro Reino Unido", ha reclamado Johnson al repasar ante los diputados algunas de las grandes líneas expuestas este jueves a través del discurso de la reina, Isabel II.

 

"Una nueva era dorada"

Además, Johnson dijo que el Reino Unido entrará en una "nueva era dorada" gracias a su "radical" programa de Gobierno, que incluye la salida de la Unión Europea (UE) y más inversiones en servicios públicos.

Johnson intervino en el debate posterior a la apertura del nuevo Parlamento por parte de Isabel II, que esta mañana leyó la agenda legislativa del Ejecutivo para los próximos cinco años en el acto protocolario conocido como Discurso de la Reina.

Enumeró las prioridades anunciadas anteriormente por la soberana, que versan sobre el Brexit y un incremento del presupuesto para el servicio nacional de salud (NHS), lo que prometió para conseguir el apoyo de antiguos votantes laboristas en las pasadas elecciones del 12 de diciembre.

Johnson dijo que trabajará para restaurar "la cohesión y el espíritu nacional del país" y aseguró que su programa no es para unos pocos años sino que es "una nueva hoja de ruta para el Reino Unido".

Descartó aprobar un nuevo referéndum de independencia en Escocia, solicitado hoy por el Gobierno escocés, y prometió en cambio trabajar para "fortalecer" la unidad del conjunto del país.

El Gobierno empezará a tramitar el viernes, antes del receso navideño, el proyecto de ley del acuerdo de retirada de la UE, que, en su última versión, excluye una cláusula anterior que permitía al Parlamento autorizar una posible prórroga del periodo de transición posterior a la salida del bloque, que acaba el 31 de diciembre de 2020.