Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Enfermedades circulatorias y cáncer causan el 50% de muertes

SPC
-
Enfermedades circulatorias y cáncer causan el 50% de muertes

La tercera causa de mortalidad en la Comunidad son las enfermedades respiratorias (13,3 por ciento), mientras que las causas externas, apartado en el que se incluyen siniestros de tráfico, caídas, suicidios y todo tipo de accidentes, son la cuarta

Las enfermedades del sistema circulatorio se mantienen como la primera causa de mortalidad en la Comunidad, aunque con una ligera caída respecto a 2017 al pasar del 29,2 al 28,1 por ciento, mientras que los tumores siguen siendo la segunda y ya están detrás del 26,5 por ciento de las defunciones, dos décimas más que un año, según reflejan los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tercera causa de mortalidad en la Comunidad son las enfermedades respiratorias (13,3 por ciento), mientras que las causas externas, apartado en el que se incluyen siniestros de tráfico, caídas, suicidios y todo tipo de accidentes, suponen la cuarta causa con un 3,8 por ciento.

En total, en Castilla y León se registraron 29.297 fallecidos -14,613 mujeres y 14.684-, un 3,02 por ciento más que en 2017 (28.436), mientras que en el conjunto de España fueron 427.721 defunciones, 3.198 más que en el año anterior (un 0,8 por ciento más).

La tasa bruta de mortalidad en el conjunto de España se situó en 915,3 fallecidos por cada 100.000 habitantes, con un aumento del 0,3 por respecto al año anterior, mientras que en Castilla y León fue de 1.215,1, la segunda más alta por detrás de Asturias (1.292,5). Por su parte, las más bajas se dieron en las ciudades autónomas de Melilla (609,7) y Ceuta (629,8 )y en Baleares (697,9).

Las tasas brutas de mortalidad fueron más elevadas en los territorios envejecidos, ya que normalmente hay más defunciones por el efecto de la estructura de la población por edad. Para corregirlo, se calculan las tasas de mortalidad estandarizadas que representan la mortalidad de la comunidad autónoma si todas tuvieran la misma composición por edad. En este caso, las regiones con las tasas estandarizadas más elevadas fueron la ciudad autónoma de Melilla (1.009,2), Andalucía (953,6) y la ciudad autónoma de Ceuta (952,6). Por su parte, las tasas estandarizadas más bajas se dieron en Comunidad de Madrid (689,0), Castilla y León (757,1) y Comunidad Foral de Navarra (761,8).

A nivel nacional, el grupo de enfermedades del sistema circulatorio también volvió a ser la primera causa de muerte, con el 28,3 por ciento del total (y una tasa de 258,6 fallecidos por cada 100.000 habitantes), seguida de los tumores, con el 26,4 por ciento del total (y una tasa de 241,2),y de las enfermedades del sistema respiratorio, con el 12,6 por ciento (y una tasa de 114,9).Respecto al año anterior, los fallecimientos debidos a enfermedades del sistema respiratorio aumentaron un 4 por ciento. Por el contrario,los debidos a enfermedades del sistema circulatorio y los originados por tumores disminuyeron un 1,3 por ciento y un 0,5 por ciento, respectivamente.