Tribuna libre

Gonzalo M. González de Vega y Pomar


¿Cómo va la nueva sede de Cruz Roja?

29/07/2020

Al parecer no va. Se ha anulado su ejecución, porque –dicen– hay carencias presupuestarias y falta de adecuación del proyecto a las necesidades reales de Cruz Roja Española en Ávila. Algo que muchos abulenses no entendemos pues la actual sede está bastante obsoleta, se ha quedado pequeña y no reúne las condiciones necesarias para desarrollar las muchas acciones que esta Institución lleva en nuestra capital y provincia. Por ello, desde hace años, se han estado buscando edificios más amplios para su traslado, pero no se encontró alguno que pudiera satisfacer las necesidades de Cruz Roja en Ávila. También terrenos donde poder ubicar una nueva sede.
En el año 2015, que fui nombrado presidente provincial de la Institución, tras ver varios terrenos con técnicos de Cruz Roja, se encontraron, en la calle de Hornos Caleros, los mas adecuados para construir la nueva sede. Terrenos que fueron comprados en 2016. A partir de ese momento se siguieron dando pasos y en septiembre de 2016 se convocó un concurso de ideas, entre arquitectos abulenses, para que hicieran el proyecto. Se presentaron varios y el ganador fue la idea presentada por el estudio “ABLM arquitectos” de Arturo Blanco y Laura Martinez. Se pusieron a trabajar de lleno en su idea y en Junio de 2017 entregaron en la Oficina Central de Cruz Roja el proyecto básico a la vez que se pidió la licencia municipal. En diciembre de ese mismo año presentaron el proyecto de ejecución y en enero de 2018 se concedió la licencia de obras.
Se  convocó a nivel nacional un concurso entre empresas constructoras para la adjudicación de las obras de la nueva sede. Concurso que no se otorgó pues los presupuestos que esas empresas ofrecían eran superiores a los del proyecto. Se pidió a los arquitectos revisaran el mismo para reducir costes presentando estos en 2019 varias modificaciones en el original. A la vez se renovó la licencia municipal y se abrió un nuevo concurso entre empresas constructoras adjudicándose el mismo a la Unión Temporal de Empresas (UTE) “Carrascosa de Cuenca, Electro Cuenca y Cresver 80 construcciones SL” por la cantidad de 3.843.521,02 euros.
Cuando todo parecía iba viento en popa y esperábamos en breve comenzarían las obras de la nueva sede se toma la drástica e incomprensible decisión de no continuar adelante. Ni los socios de Cruz Roja, ni los trabajadores de la Institución en Ávila, ni los usuarios, ni quienes de alguna manera hemos estado implicados en la realización de una necesaria sede para la Institución –lo escribo como presidente provincial que fui de 2015 a 2019– entendemos. Mas después del interés puesto en el proyecto por la Oficina Central y de las promesas hechas en Comités Nacionales por el presidente de Cruz Roja para hacer realidad un edifico acorde a las actividades que la Institución desarrolla en Ávila.
Tampoco entendemos se anule todo después de haber dado tantos pasos y gastar muchos miles de euros para nada. Los de menos los invertidos en el terreno, pues queda como propiedad de Cruz Roja, pero sí importan los otros miles de euros que han supuesto el proyecto, sus varias modificaciones y las licencias municipales. 
A estos habrá que sumar, con casi toda seguridad, los euros que habrá que abonar al estudio de arquitectos de indemnización por incumplimiento del contrato y a la empresa a la que se adjudicaron las obras, que,  aunque no se firmó el contrato definitivo por diversas razones, sí ha tenido gastos de planificación, de subcontratas y dejar otras obras por llevar adelante la de Ávila.
Que se hable, después de varios años trabajando en ello, de carencias presupuestarias y falta de adecuación del proyecto a las necesidades reales de Cruz Roja en Ávila es difícil de comprender. Ha habido mucho tiempo para, si no se quería, decir que no. El hacerlo después de tanto trabajado, tanto realizado y tanto malgastado poca gracia hace a todos los socios y colaboradores de la Institución, que queremos el dinero sea invertido bien para ayudar a las personas mas vulnerables a la vez que en adecuar sus dependencias.  Menos a los abulenses que nos da mucha pena pues sabemos se necesita una nueva sede. Que sea digna para el personal laboral, en la que quepa todo él sin aprietos como ocurre actualmente, digna para los muchos usuarios que acuden a diario a solicitar cualquier ayuda, digna para las personas que ejercen su voluntariado y no tienen donde estar, digna para Ávila y digna para la propia Cruz Roja.
* Gonzalo M. González de Vega y Pomar es  socio de Cruz Roja (9669609) y fue presidente provincial en Ávila entre 2015-2019.