Los lunes de Domingo

Domingo del Prado


Queridos Reyes Majos:

04/01/2021

Como aviones no circulan
y anda tan fatal Correos,
en Los lunes de domingo
esta carta aquí les dejo
a esos tres Reyes tan Majos,
en los que sigo creyendo
más que en los Papás Noeles,
Santas Claus y sus trineos.
No, no me refiero al rey
de España, Felipe Sexto,
ni al emérito, que anda
perdido en Oriente Medio.
Tampoco al Emperador
don Pedro Sánchez I,
sino a los Tres Reyes Magos,
y a sus pajes y camellos.


Hace pocos días soñaba
el Ilustre Ajuntamiento,
en facer Gran Cabalgata
muy larguísima, de récord.
Pero advirtiole la Junta:
—¡Quiá, sería un atropello,
facer una cabalgada
con recorrido tan luengo,
porque puede propagarse
el tan temido «Pandemio»!
Mas no rindiose el alcaide
y terco, siguió insistiendo:
—Aunque no lleguen volando
al helipuerto de El Fresno,
llegarán, mas no sé cómo
ni sé de dónde, aquí mesmo.
Y habrá «Cabalgata Estática»,
o sea, con los Reyes quietos,
sin mover dedo ni ceja,
cual estatuas de cemento.
Vendrán los tres Reyes Majos,
y estarán… ¡dos días enteros!
departiendo con los niños
en una sala de El Lienzo.
Y desde diez a veintiuna
atenderán en sus puestos…

Don Gaspar llegó el segundo
y don Melchor, el primero;
y detrás d´ellos llegó
don Baltasar, el Rey Negro
—con perdón por la expresión,
que es un palabro incorrecto,
y, además, para más inri,
en negrita lo escribieron—.
Este llegó con retraso,
pues tiene cojo un camello,
además de jorobado,
lo cual es lógico y cierto.
Atentos, los de La Ocho,
las tres llegadas cubrieron,
y cubrirán los dos días
tan grande acontecimiento,
porque están en toas partes
con los ojos mu abiertos…

A los Reyes no les pido,
sino que les agradezco
el regalo que hace días
a toda Ávila le han hecho:
La Excelsa Disputación
y el Ilustre Ajuntamiento,
después de mil discusiones
y acalorados incendios,
al ver al Papa Francisco
entrambos se arrepintieron,
hicieron presto las paces
y se pusieron de acuerdo.
Y cesaron las disputas,
y se apagaron los fuegos,
firmando la paz llamada
del Parque de los Bomberos.
Mis queridos Reyes Majos,
también les pido, ya en serio:
Traigan la Radioterapia
para decenas de enfermos…
Y otra Piscina Cubierta
pa bañarnos en invierno…
Y que la vieja estación
de autobuses, tenga arreglo,
que está tan destartalada
que parece del Medievo…
Y mejoren el transporte
a Madrid, que va muy lento,
porque parecen tortugas
esos trenes paquidermos…
Y con ilusión les pido
un gigantesco salero
para derretir las nieves
y para fundir el hielo,
si cae una gran nevada
y al Ayto. lo pilla en cueros.

Además de lo pedido,
sin duda, lo que más quiero
es que al malvado Corona
lo manden a tomar viento:
¡Tráigannos ya la vacuna
de Setentabajocero,
o la otra más Moderna, 
que son el mejor remedio
pa mandar al Covid ese
a tomar por el... trasero!
Ya aconseja el señor Illa:
—Ponedla n’el brazo izquierdo,
porque n’ostán las derechas
p´hacer ese experimento.


Y ya, para terminar,
como habéis sido muy buenos,
les pido a los Reyes Majos
que cumplan vuestros deseos,
y os traigan muchas cosas
a todos los que leéis esto.