Diego Izco

TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


El tercer hilo

07/06/2021

Uno de cada dos veranos, el mercado de fichajes se congela. Coincide, ay, con el Mundial y la Eurocopa, y esa congelación se debe al papel cada vez más preponderante de representantes, analistas, el club de amigos y forofos del 'big data', que por lo visto es la nueva forma, o al menos la de moda, de valorar a los futbolistas. Todos ellos consideran que renovar, fichar o ampliar contratos ahora, sin que se haya disputado un solo minuto de competición, es de pardillos. Imagínate, dicen a su 'apoderado', que haces un buen torneo. Esto es un escaparate brutal, muchacho, y cada gol, cada regate, cada buen pase, cada corte… es un peldañito más en tu revalorización. Ahora, haz la Eurocopa de tu vida, hijo, y hazme ganar mucha más pasta de la que esperaba. ¿He dicho esto último en voz alta? Y así…

Son tres hilos los que sostienen el mercado: relación entre jugador y representante, relación entre representante y club, relación entre club y jugador. La primera es inquebrantable, la segunda es tensa y burocrática, y es la tercera la que sufre un claro desgaste. En estas situaciones hay una goma que se recoge y se estira sin tener en cuenta el sentimiento de pertenencia, el respeto a unos colores, el pálpito de una afición (parte fundamental del concepto «club»). Porque en un intento de fichaje o en un proceso de renovación, al «yo llego hasta aquí» de un club la respuesta oculta es de agradecimiento… pero «te esperas», todo sea que me salga una buena Eurocopa y valga más, algo que no te puedas permitir, termine ubicado a un lugar en el que no puedas llegar y tome las de Villadiego. ¡Es el mercado, amigo!, que diría aquél, pero en la absoluta 'cosificación' del producto (el jugador) y falta de empatía del fútbol moderno ese tercer hilo queda destrozado. No nos caemos de un guindo, claro, pero cada dos años tenemos que recordarnos por qué nos sigue gustando este circo.