scorecardresearch
Fernando Aller

DESDE EL ALA OESTE

Fernando Aller

Periodista


Trasquilado

06/05/2022

Es frecuente en política disfrazar los intereses personales con la cosmética de ideología. En el PSOE de León una facción auspiciada por la dirección provincial ha pretendido dar un golpe de mano con el sospechoso propósito de liquidar al actual alcalde, José Antonio Díez. Este miércoles se daba el primer paso. Fracasó el intento. La asamblea de la Agrupación Local renovó a la Junta Directiva, liderada por José Antonio Díez, alcalde de León. Fracasó la candidata de la alternativa, Pilar Carnero, quien partía arropada por el apellido, (es hija del que fuera dirigente de UGT Fermín Carnero) y contaba con el respaldo descarado (ahora también temerario) de Javier Cendón, secretario provincial del partido desde que hace cinco años así lo decidiera Zapatero. (El expresidente ha optado ahora por la neutralidad y el llamamiento desoído al acuerdo). La asamblea se desarrolló a cara de perro.
El argumento utilizado por los golpistas fue la desobediencia de Diez a someterse a los dictados de la jerarquía socialista en muchas cuestiones, entre las que no es menor sus continuas exhortaciones y proclamas leonesistas, alejadas del mayor integrismo regional castellanoleonés que defiende el 'aparato'.
La historia lo enseña. Juan Morano fue el primero en descubrir la necesidad de arroparse con la bandera leonesista para ganar elecciones. Otros alcaldes también utilizaron ese sesgo emocional. Lo hicieron el popular Mario Amilivia, siempre visto de reojo desde Valladolid, o el socialista Paco Fernández. No fue así Antonio Silván. Su trayectoria como miembro de la Junta, posteriormente aspirante a la Presidencia, le obligaba a mantener una mínima coherencia que nunca quiso traicionar. Fue honesto consigo mismo y lo pagó caro. Su única victoria fue pírrica en sus primeras elecciones como candidato a la Alcaldía de León, cargo que alcanzaría gracias a los votos de los cuatro concejales de Ciudadanos. Ahora está en la oposición.
División y localismo. He aquí dos conceptos básicos en política. El primero es letal, sin el segundo en León no hay vida. En el PSOE algunos, y alguna, lo ignoran. Fueron a por lana y salieron trasquilados. Es pronto para saber si la intentona les pasará factura.