LA MAREA

Antonio Pérez Henares

Escritor y periodista. Analista político


El descubrimiento de España

27/07/2020

Hace una semana comentaba el positivo impacto que el grandioso espectáculo de Puy de Fou en Toledo tiene sobre quienes tienen, hemos tenido, el placer de disfrutarlo. Un encuentro con nuestra historia contada, además, ¡que inaudito! Sin ponernos a caer del hermoso borriquillo que abre la función.

Encontrarse con la historia es también el objetivo del curso de verano que hoy lunes ha comenzado en El Escorial, uno de los contados que ha logrado y ha costado sudores, gracias Complutense, salvarse de la quema vírica. Esfuerzos que se mantendrán pues tras reducir el aforo a menos de un tercio de la capacidad, con la matricula, completada y cerrada con lista de espera, ahora toca cumplir a rajatabla medidas y protocolos pertinentes.

El curso, que tengo el honor de dirigir y que hemos organizado, con la UCM, la asociación de Escritores con la Historia, se titula "El descubrimiento de España". Y creo que esa es la cuestión. Que lo primero que los españoles tenemos que empezar a hacer es a descubrir es a la propia España. Que ya está bien de cuentos malos y de películas aún peores.

Descubrir y asumir nuestra historia nos vendría de perlas y nos daría incluso hasta alegrías. Pero, además, es que la gente del común, el personal de a pie, tiene muchas ganas de hacerlo.¡Que esta hasta el gorro, vamos, de qué porque lo digan algunos ajenos y, ya nos vale, todavía más los propios, autoconsiderados lumbreras y en realidad ignaros, los españoles, desde Altamira por lo menos, somos los malos y los culpables de todo.

Esa es quizás la razón primera del éxito de la novela histórica. Todo un fenómeno literario, continuado y creciente, tras el que subyace una creciente pulsión de la sociedad española por conocer su propia historia tantas veces ignorada y, por ello, despreciada e incluso aborrecida y escarnecida por los propios españoles que han asumido como propia la peor Leyenda Negra construida en el pasado por las potencias enemigas y después interiorizada por nosotros mismos.

La Asociación "Escritores con la Historia" en la que están presentes los más relevantes autores del género junto a prestigiosos historiadores pretende, y este es el objetivo esencial del curso, poner en valor desde el conocimiento el pasado de común de nuestro pueblo, protagonista de los momentos más deslumbrantes del acontecer mundial sin huir en absoluto de sus sombras.

Con la premisa de que no hay mayor estupidez intelectual que juzgar tiempos en el pasado con los valores y hasta modas del presente y con el convencido alejamiento tanto de las mistificaciones y presuntas predestinaciones imperiales de la pasada Dictadura como del extremo opuesto de auto considerarnos algo cercano a un cáncer universal, portadores de un pecado original causante de los peores males y desgracias mundiales y, por ello, reos del oprobio por el que hemos de penar y de continuo pedir perdón.

Se trata pues de asumirnos en lo que fuimos para entender lo que somos como colectivo y se propone abordar ese pasado desde el pensamiento libre y plural sin complejos, prejuicios ni sectarismos ideológicos de ningún tipo ni costado. Una búsqueda desde el conocimiento y la diversidad de las miradas.

El plantel que se ha citado en el Escorial es demostración fehaciente de lo dicho. Santiago Posteguillo, Isabel San Sebastián, Juan Luis Arsuaga, Elvira Roca Barea,Eva Díaz Perez, Augusto Ferrer Dalmau, Almudena de Arteaga, Jose Calvo Poyato, Inocencio Arias, Emilio Lara, Javier Sierra y un servidor para completar la docena.

El curso servirá también como reconocimiento y homenaje a Benito Pérez Galdós, en su centenario, uno de los más grandes escritores en lengua castellana, al que bien puede atribuirse la paternidad española de este género, una inmensa obra a la que se le negó cainita y contumazmente el Nobel, y todavía no suficientemente valorada.