Desde mi torre mudéjar

Ricardo Guerra Sancho


VIII Muestra de Teatro Ciudad de Arévalo

18/11/2020

Un año más, fiel a la cita teatral del otoño se ha presentado la VIII Muestra de Teatro Ciudad de Arévalo, pero este no ha sido un año cualquiera. Podríamos decir con toda propiedad que esta edición de la muestra se ha celebrado «contra viento y marea», superando las vicisitudes más pintorescas que nos podamos imaginar. Y sin embargo, se ha celebrado fiel a la cita anual, e incluso podríamos decir que con una asistencia interesante a pesar de las limitaciones de seguridad sanitaria que impone la pandemia Covi, y con unas obras que han despertado mucho interés por su elevado valor artístico, tanto de las obras y adaptaciones, como de los grupos y compañías, y especialmente de las interpretaciones magistrales en conjunto que han dado como resultado esa sensación que se siente al salir cada noche teatral, de haberlo pasado bien, de hacerse corta la representación, de querer más y despertar las ganas de volver. Aunque las circunstancias nos dejan lejos aquellos llenos que se registraron en los años pasados con las noches memorables del Certamen de Teatro de aficionados, con grandes obras y grupos, llegados de los lugares más dispares. Un certamen que adquirió gran resonancia dentro de los celebrados en Castilla y León, y aún de otras geografías. Un certamen que se llevó la anterior crisis económica y nos dejó esta actual Muestra de Teatro Ciudad de Arévalo, que está muy bien también, pero que no pudo remontar los momentos de dificultad. 
Pero ahí nos queda el recuerdo, grato y de mucho interés. Yo tuve el privilegio de presentar algunos de ellos, junto a Rosana, los primeros que se celebraron, y nos dio ocasión entre presentación y presentación de hablar de esta ciudad teatral con momentos gloriosos, de escenarios, de grupos y cuadros artísticos, de especiales y señeros protagonistas aclamados por un público fiel al teatro. Precisamente, al hilo de esta cuestión, es interesantísima la colección de fotografías teatrales que ahora se exponen permanentemente en el vestíbulo del Teatro Castilla, colección de 38 imágenes cedidas por gentes del teatro que ha recopilado la Asociación de Cultura y Patrimonio ‘La Alhóndiga’ y que nos habla de esa historia del teatro en nuestra ciudad.
Uno de los aciertos de aquel certamen fue su apellido, que fue nombrado ‘Maruchi Fresno’, en recuerdo de una gran actriz de mediado el s. XX, y de orígenes arevalenses. Su nombre fue el premio más importante de los muchos que otorgaba y teníamos la satisfacción y el orgullo de que fuera entregado por Antonio Guerrero, hijo de Maruchi, que con su esposa Rita venían a la ciudad a presidir la entrega del trofeo. Se vivieron momentos memorables en noches de teatro muy redondas y de aclamación.
Pero yo hoy quería hacer hincapié en el momento actual, aunque este Diario de Ávila ya ha dado cumplida información puntual de cada una de las obras, resaltar el teatro visto estos últimos fines de semana en la escena del Castilla y las aventuras de la muestra, suspensión del inicio, la primera obra, ‘Juana I. La semilla de la locura’ que al final remató la muestra. ‘El mentiroso’, o el colorido y movimiento en escena, un clásico italiano adaptado. Otro clásico, Darío Fo, ‘Muerte accidental de un anarquista’, la obra de más personajes. La cuarta jornada que anunció ‘El verbo amar’ del Grupo Esfinge, que no pudieron trasladarse por la pandemia confinada. Por la determinación de no suspender, fue sustituida por otra compañía, Aedo Teatro que anunció la obra ‘Puños de harina’, que tampoco se pudo representar, siendo sustituida por la misma compañía con otra obra clásica ‘La Regenta’ de Clarín. 
Han sido días de mucho trajín, pero al final el balance de resultados ha sido de notable alto, buenas obras, compañías, escenografías y magníficas interpretaciones. La edición VIII de la Muestra que será recordada por mucho tiempo, por la lucha de la cultura contra los elementos confinatorios de la peste moderna que encierra al público. Todas las medidas de seguridad propiciaron una asistencia discreta pero muy importante para estos momentos, como agradecieron todos los actores.