El líder que hay en ti

Roberto Serna


Líder hoy, mañana y siempre

27/03/2021

A menudo el concepto de liderazgo está mal entendido, eso es porque quien habla de líderes lo lleva al campo empresarial, entonces para la mayoría es un término laboral, no transformacional. ¿Por qué transformacional? Porque líder es aquel que reúne lo que tiene en su vida aunque le entre en la palma de una mano y se compromete consigo mismo a hacerse crecer y a hacerlo crecer. El liderazgo por lo tanto es un compromiso con la vida, no con la empresa.
El crecimiento no es fácil, requiere hacerse mejor, volverse más capaz y emprender la acción hacia caminos que nunca hubiésemos pensado recorrer. Es lo que conlleva transformarse, es una especie de muda de piel, de muda de vida, uno deja atrás lo que fue para perseguir aquello en lo que se puede convertir. 
Lo primero en el liderazgo es ser conscientes. La consciencia sobre uno mismo implica un reconocimiento de qué tan fuertes somos en unos aspectos y qué tan débiles en otros, y empezar a trabajar. La razón de por qué hay que averiguar esto es porque se debe saber quiénes somos antes de la salida para establecer los puntos de control que nos lleven a la meta. Si sé quién soy podré saber en qué puedo mejorar, y hecho esto, ya puedo empezar a caminar.
Lo mejor de liderar la vida es que no hace falta tiempo para ver cómo todo comienza a cambiar. Esto puede darle vértigo a más de uno. Los malos hábitos a los que nos hemos podido acostumbrar hacen que lo desconocido suene y se vea mal, hacen que dudemos de ello y de nosotros y la voz de la consciencia nos susurra que no estamos listos para emprender y fracasar. Déjame decirte una cosa, jamás se ha visto a alguien conseguir algo grande sin jugarse también algo grande. Si vas a ser líder, aunque sea solo para ti mismo, en tu casa, con tus amigos, en tu trabajo, tienes que apostar por ti mismo antes que nada.
«Cuando hay peligro, el buen líder toma la delantera. Pero cuando hay celebración, el buen líder se queda en el trasfondo. Si quieres la cooperación de quienes te rodean, hazles sentir que son importantes». Nelson Mandela
Haz que todo brille a tu alrededor, quienes te rodean darán su mejor versión en el mismo instante en que vean que tú también eres tu mejor versión. Buscar ejemplos en los que servirse para imitar, pata tener una guía en la que apoyarse es fundamental, en psicología eso se llama «modelado». Lo que importa entonces es llegar a cumplir con ese modelado aunque se siga creciendo y aprendiendo, pero si no se interioriza con la práctica constante puede que nunca nos veamos convertidos en lo que  realmente quisiéramos. Por eso es que los líderes toman la delantera, porque se ven así mismos cumpliendo aquello que después enseñarán a los demás.
Una buena persona lo es no solo por llevarse más allá de sí misma, sino por llevarse consigo a todo el que quiera lo mismo para su vida. Así funcionamos los seres humanos, y cuando no, sufrimos y nos estancamos. Nos asustamos ante la posibilidad de vernos enfrentados ante las más mínimas responsabilidades y, como consecuencia, asumimos el papel de víctimas.
El derecho al sufrimiento, a sentirse molestos e insatisfechos hace de nosotros personas que lideran o personas que se estancan. ¿Qué clase de persona quieres ser mañana para comenzar a trabajar hoy? Esa es la pregunta que hay que hacerse.