scorecardresearch
Roberto Serna

El líder que hay en ti

Roberto Serna


La vida necesita de valor

06/08/2022

De desafiar lo que creías cierto en pos de recuperar la verdad y de adueñarte de la realidad aunque  sea cruda, es de lo que trata este artículo. 
Ser alguien resolutivo tiene que ir más allá de conocer la verdad, tiene que ser verla, vivirla y enseñarla. Dijo Winston Churchill que «El valor es lo que se necesita para levantarse y hablar, pero también para sentarse y escuchar», y es realmente duro sentarse y escuchar lo que el mundo te puede enseñar y lo que tú te tienes que decir. 
Algunas cosas estarán casi en su sitio y apenas costará llevarlas de acá para allá o rehacerlas de nuevo, no obstante habrá otras cuya dureza es difícilmente enfrentable por las consecuencias que de ella se puedan derivar. Solo que si pensamos en el precio que pagamos por no enfrentarlo casi con toda seguridad que la decepción se va a sentir en todos los poros de nuestra piel. Es terreno difícil asimilar que nuestro comportamiento cambia cuando aceptamos lo que es verdad.
Y es así de increíble decir que nos abalancemos sobre la mentira para destruirla sabiendo que nosotros nos destruiremos con ella. ¿Pero de ser justo lo que necesitamos? Más dolor es justo lo que no queremos, más traición, más días sin querer ver la luz de un sol que va a reflejar las lágrimas del esfuerzo que trae consigo hacer lo que se debe, no lo que apetece. Solo te digo que no te dejes de acompañar, porque este viaje es solo para ti y de ti tiene que salir el nuevo mundo al que vas a dar forma. 
Define algunas cosas simples, la vida es simple para algunas cosas y tenemos que aprovecharlo porque la vida te tratará mejor siempre que des el primer paso para cambiar, ¿recuerdas aquello de que el mundo cambia con tu ejemplo y no con tu opinión?, ¿qué opinión te merece verte tratando de no hacer nada al respecto de todo? Un primer paso será suficiente para animarte a no esperar que alguien se levante y tome la responsabilidad que te pertenece. Aquí puedes tener el primer pacto de entrega, una especie de acuerdo irrompible.
Mi enfoque está demasiado claro cuando se trata del riesgo de caer en la irrelevancia y el conformismo con lo que a mi punto de vista y para mi vida considero mediocre, hago lo que debo sin que me importe si me llueve o me hace frío o si alguien me acompaña o voy solo. La primera batalla soy consciente de que la libraré conmigo mismo. Una vez conquistada vas a notar cómo te haces más tenaz, más valiente y comienzas a soñar más en grande. Este es el punto de rotura entre tu antiguo «yo» y el nuevo, solo tienes que aferrarte a él.
Ahora ya conseguida una visión más clara (una vez establecidos los pasos hacia el éxito, lo único que nos queda es recorrer el camino), lo que nos toca es abandonar las ideas que hace dos años funcionaron pero que tan pronto comenzamos a cambiar ya han pasado de moda, ¿no estás en disposición de dejar ir algunas cosas que pensabas que amabas? Tienes que amar la visión más que el recuerdo, sin resistirte a hacer lo correcto porque es difícil. Convertir la escalada kilométrica de hoy en metros recorridos día tras día con valor. El valor hace la entereza, y a todos nos gusta sentirnos de una pieza.