scorecardresearch
José Ignacio Dávila

Pensando

José Ignacio Dávila


Los interlocutores sociales

05/08/2022

Los interlocutores sociales son indispensables cuanto se regulan cuestiones relacionadas con la economía y los intereses sociales, como la, fiscalidad, las relaciones laborales, el empleo, la salud y el consumo, entre otras materias, tan importantes para el desarrollo local de los pueblos, de la Capital, de la Provincia y Región, de manera que la legislación sea acorde con el cumplimiento de las expectativas del desarrollo previsto, y partiendo del cumplimiento con los compromisos sociales, legales además de los electorales, contemplando las consecuencias de las decisiones políticas y legales de forma que se anteponga la lógica de las decisiones justas y constitucionales, frente a las meramente útiles para salir de los problema, cuando el desarrollo económico y social es el que es en cada localidad, Región y Comunidad. 
Cuando los problemas son gordos: a) se necesita la presencia de los interlocutores de todos los sectores económicos, empresariales, sociales y políticos, en suma democrática de las Comunidades afectadas; b) en el desarrollo local y provincial es precisa la información a todos los sectores representados política y socialmente, de todo el mundo laboral y social relacionado con la economía; c) porque las medidas para salir de las crisis, las que estarán y las que llegarán para fastidiarnos el desarrollo, necesitan contar con la colaboración y no de la imposición, cuando los dineros, el empleo y todas las cosas del derecho a llegar a fin de mes lo deben ser sin sobresaltos, ni vacíos en la intendencia familiar, y los problemas familiares no se van de vacaciones; d) sumen su aportación en estas cosas de casa y economía del ahorro y soluciones posibles.
No hay generación que se libre de los tiempos de crisis; nos tocan a todos; es necesario valorar su dimensión, ver, oír, leer y estudiar las posiciones de los interlocutores sociales, las lecciones y ejemplos del pasado para saber cómo afrontar los problemas de crisis energéticas, secuelas económicas y sociales. Son crónicas que guarda la memoria generacional, para no olvidar su manual de soluciones e instrucciones cuando estas aparecen, y valorar hoy los tiempos y condiciones sociales y económicas. Para los estudiosos abulenses, las crónicas pasadas están en la hemeroteca del Diario: nuestra prensa local, regional y de noticias nacionales.
Cada etapa tiene sus crisis y sus condiciones sociopolíticas, problemas que no se van de un día para otro y precisan la intervención de los interlocutores sociales, la información previa y el conocimiento de las cosas en tiempo real para no perder su control. Nuestro diccionario de la experiencia, de la Real Lengua española, enseña que ya de antiguo se definen estas cosas de la visión del futuro (no del premio antes del sorteo…); son: la prognosis (conocimiento anticipado de algún suceso; se usa comúnmente hablando de la previsión meteorológica del tiempo), con la calor que nos está visitando; y la prospectiva (conjunto de análisis y estudios realizados con el fin de explorar o de predecir el futuro en una determinada materia), que tiene una gran presencia en los diseños de programas políticos pre-electorales, y en las encuestas sobre la marcha de las cosas. 
La experiencia es un grado para la ciencia de los interlocutores sociales, a todos los niveles, políticos, empresariales, económicos, sindicales, profesionales y sociales. Sin la necesaria previa información, es complicado legalmente adecuar las soluciones a la peculiar idiosincrasia (rasgos, temperamento, carácter, etc., distintivos y propios de un individuo o de una colectividad), ya que cada interlocutor social está en su lugar constitucional y en su ámbito político social, sindical; y responde a la manifestación de la voluntad soberana en su representación social necesaria, reconocida en su espacio vital democrático. En nuestro Estado  Social y Democrático de Derecho; de Justicia, Igualdad, Pluralismo Político, libertades, valores, principios, y compromiso social. Los problemas energéticos no tienen fronteras, precisan soluciones, previa información de cada Comunidad Autónoma, sus peculiares competencias legales, representativas, su gobernanza (forma de gobernar, especialmente si es eficaz y adecuada a los fines que se persiguen). La llamada cogobernanza aún no está en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española).