scorecardresearch
Editorial

La Sanidad debería quedar fuera de cualquier debate político

-

Varias han sido las noticias que durante la pasada semana se han venido comentando alrededor de la sanidad abulense. Comenzaron con la celebración el pasado domingo del Abrazo a la Muralla, acto con el que la ciudad mostró su solidaridad con los enfermos de cáncer, principalmente de mama. Continuó con los datos del Sacyl en los que se informaba de que la lista de espera de cirugía se reducía en pacientes, pero la demora crecía en 20 días, contabilizándose un total de 1.282 personas, que esperaban a pasar por quirófano en Ávila una media de 78 días. Luego surgió la denuncia realizada desde el PSOEde Ávila, concretamente por parte de sus dos procuradores en las Cortes de Castilla y León, en la que avisaban del cierre de la unidad de paliativos en el Hospital Provincial, cuestión que fue rápidamente desmentida por parte de los responsables de la Junta de Castilla y León. Ese mismo día, además, el procurador de Por Ávila en las Cortes de Castilla y León, Pedro Pascual, solicitaba la implantación inmediata del 'tele ictus' en el hospital abulense, cuestión que al día siguiente rebatía la gerente de asistencia sanitaria de Ávila, Isabel Martiño, asegurando que esa petición no tenía ninguna razón de ser porque esa modalidad de atención ya estaba en marcha en la capital abulense desde el año 2018. Como colofón, este periódico informa hoy de que la lista de espera para consulta sube de nuevo y se acerca a los 11.000 pacientes.

Que la sanidad abulense tiene un problema en cuanto a que no alcanza a responder las necesidades de la población es algo innegable, pero tal y como sucede también en el resto de España. Pero esto no debe servir para que nadie establezca una lucha política en busca de ventajas electorales a través de un tema tan sensible como la Sanidad.

Los partidos políticos deberían plantearse muy seriamente dejar este apartado fuera de la lucha política, porque hay cuestiones que no deberían introducirse en ese debate partidista y la Sanidad desde luego que es una de ellas. El ciudadano no quiere dentro de este sector tan importante ninguna polémica, sino que quiere mejoras en atención, reducción de tiempos de espera y tener a su disposición las mejores condiciones posibles.  Todo ello sería más fácil si los partidos se empeñaron en conseguirlo en vez de perder el tiempo con debates estériles que a nadie importa y que no hacen otra cosa que alejarles más aún de la realidad de una sociedad que no espera de sus representantes políticos que enfanguen en un 'y tú más', y mucho menos en cuestiones tan sensibles como la salud o el bienestar de la población.

Quedan poco más de siete meses para las Elecciones Municipales, cita que ahora mismo parece la única que preocupa a los políticos, pero deberían saber que hay líneas que se no deben pasar, y menos si con ello se busca un mísero puñado de votos.