scorecardresearch

Los sindicatos se concentran en Ávila 'por un trabajo decente'

P.R.
-

CCOO y UGT celebran en la Plaza de Santa Ana la Jornada Mundial para reivindicar condiciones dignas para los trabajadores

La concentración se llevó a cabo en la Plaza de Santa Ana - Foto: F.J.R.

Los  sindicatos de clase de la provincia, CCOO  y UGT organizaron esta mañana una concentración en la Plaza de Santa Ana, con motivo de la 'Jornada Mundial por el trabajo decente' para reclamar salarios y trabajos dignos. «Este año venimos a reivindicar la dignidad de la clase trabajadora», señalaba Javier García Hernández, secretario general provincial de UGT, mientras recordaba la preocupante situación a la que tienen que hacer frente los trabajadores. «A la pandemia de la Covid-19 se ha sumado para rematar la guerra que ha provocado la invasión de Rusia a Ucrania, que ha desencadenado una serie  de acontecimientos que perjudican gravemente a los trabajadores. Como consecuencia de esta situación, la inflación se ha disparado. Nuestra provincia es una de las más inflacionistas del país y sin embargo los salarios de los trabajadores y trabajadoras no han aumentado. Mes a mes estamos viendo que hay una pérdida de poder adquisitivo que es inasumible para la mayoría de las familias y muchas de ellas no pueden llegar a fin de mes, porque no pueden pagar un solo recibo. Los precios de las energías son los que más se han disparado, a lo que se suman los precios de la alimentación». Por todo ello llaman la atención los sindicatos porque  «llegar a fin de mes es imposible para más de 700.000 familias en nuestro país». 

Por todo ello reclaman a la patronal «que se siente en las mesas de negociación para cerrar aquellos convenios colectivos que están sin firmar y para que se practiquen incrementos salariales de acorde al nivel de IPC actual, incluyendo en esa  negociación colectiva la cláusula de garantía salarial que permita que los trabajadores  no sigan perdiendo poder adquisitivo».

Óscar García Barroso, secretario general provincial de CCOO de la provincia de Ávila señalaba que el trabajo decente, es la reivindicación que lleva hoy a la calle a miles de trabajadores y trabajadoras en todo el mundo por un sueldo digno. Recordaba en su intervención ante los trabajadores concentrados en la Plaza de Santa Ana que «Ávila es una de las provincias que se sitúa a la cola de todo el estado y de la comunidad en torno a la media salarial. Por ende en torno a la media de prestaciones por desempleo y por ende en el torno  a la media más baja de las pensiones de nuestra comunidad».

A todas estas circunstancia García Barroso denuncio otro factor, que «Ávila es una de las provincias más inflacionistas de todo el Estado. La inflación no es un fenómeno meteorológico, que un día llueve y el otro escampa. Es una realidad que unos viven lucrándose y beneficiándose y que la clase trabajadora  sufren cada día».

Reclamó también una subida de salarios porque «debemos generar un reparto de la riqueza. No podemos volver a sostener una realidad de crisis donde los trabajadores seamos los perdedores siempre».

Por todo ello anunciaron los dos sindicatos que desde CCOO y UGT iniciarán un ciclo de movilizaciones que «se intensificarán de una manera  profunda en los centros de trabajo y tendrán escenarios de movilización aquí y en Madrid, pero que además tienen un condicionante propio», señalaba García Barroso. Y profundizaba en esta última denuncia afirmando que "una realidad ya de persecución del movimiento sindical de la representación de los trabajadores  de miles de trabajadores afiliados a nuestras organizaciones, en un marco autonómico en la que el fascismo persigue al movimiento sindical, persigue al conjunto de los trabajadores y persigue la democracia.  Cuando se persigue al diálogo Social se persiguen a un fundamento de nuestra democracia y no nos vamos a dejar amedrentar. Vamos a salir a la calle da defender los derechos de los trabajadores. A defender un salario digno, pero a defender la democracia. Ahí va a estar, como siempre estuvo, el movimiento sindical», señalaba García Barroso.