Un callejón sin salida

A.S.G.
-

La FEB sigue sin aclarar los criterios ni los equipos con derecho a ascenso a LEB Plata y deja en manos de las federaciones autonómicas la discusión con una fecha final, el 15 de junio

Un callejón sin salida - Foto: David Castro


La Liga EBA está en un callejón sin salida. Como una patata caliente  que empieza a quemar en manos de la FEB, dos meses después de conocer cómo se resolvería la temporada sigue sin resolverse quiénes son los equipos que ascenderán a LEB Plata. Y aún queda por delante para conocerlo. Porque la discusión sigue, aunque ahora entre las federaciones autonómicas, a las que la Federación Española de Baloncesto ha trasladado un problema que generó ella misma con una resolución de temporada cuyos criterios son tan interpretables y vacíos que mantiene a todos los equipos parados. Los que miran al ascenso, en la incertidumbre, y el resto sin saber aún nada para ponerse en marcha de cara al próximo curso. Y entre estos, el Óbila, preocupado por una espera que le mantiene parado en unos meses que suelen ser de mucho más trabajo de lo que la gente se piensa. Que las cosas salgan bien el próximo curso depende de lo que se haga ahora. Y el ahora es un parón total.
Un parón podría seguir hasta el 15 de junio, la fecha que la FEB ha dado a las federaciones para que entre ellas resuelvan quién debe subir de cada conferencia, en especial aquellas como la Conferencia A que están divididas en dos subgrupos. Y en ello están, por ejemplo, la Federación de Castilla y León y la Federación Vasca, en una discusión para la que tampoco la FEB ha establecido criterios de debate. Aquimisa Carbajosa, líder del grupo AB, acabó la temporada con un balance de 20-0; Mondragón, líder del grupo AA, finalizó con un 17-5. ¿Quién es el campeón de la Conferencia A? Una discusión provocada por la FEB pero de la que se ha inhibido. Si desde Cargajosa –versión que se defiende desde Castilla y León– aplican el criterio de coeficiente para decidir un ascenso que iría para el equipo salmantino, desde Mondragón –versión que defienden desde el País Vasco– consideran que la única forma de decidir el campeón sería disputando un último partido entre ambos, propuesta asumible para ellos pero no para el equipo salmantino, que rescindió una plantilla ‘imposible’ de recuperar en estos momentos por la importante presencia de extranjeros en la misma. Un laberinto sin salida para ambas autonómicas, que saben además que el equipo que no consiguiera este ascenso directo como campeón no tendría apenas opciones de pelearlo a través de la segunda vía, la sexta plaza de ascenso, que se adjudicará en base a un criterio de ranking donde ambos están claramente en inferioridad respecto a los equipos que se cree pueden pelear por ella.
Cuando todo parecía que podría resolverse en breve con la publicación de los ascensos a la Liga Endesa y LEBOro lo cierto es que se ha complicado mucho más. Un laberinto sin salida muy perjudicial para la categoría.

 

Un problema generado por la falta de criterios claros

Comenzaba el mes de mayo y la Federación Española de Baloncesto daba a conocer la solución para finalizar la temporada en la Liga EBA. La propuesta era sencilla, pero al mismo tiempo una complicación que se ha convertido en el problema.  La FEB decidía adjudicar cinco ascensos directos a LEB Plata a los cinco campeones de cada conferencia (A, B, C, D y E) así como un sexto al que optarían los «siguientes mejores equipos de cada conferencia». Un texto que contenía, por así decirlo, una ‘trampa’. Porque en una categoría, la Liga EBA, en la que varios de sus grupos están separados en dos subgrupos pronto surgió la pregunta, ¿quién es el campeón si no hay un partido entre ellos para decidirlo? No fue la única –en el Óbila se preguntaban si podrían entrar en esa terna de «mejores siguientes equipos»– pero con el paso de las jornadas sí se ha convertido en la más importante. Porque la FEB ha sido incapaz de ofrecer una solución a un problema que, inicialmente, ha provocado por ofrecer una solución interpretable, abierta y que mantiene la Liga EBA en un ‘impasse’ complicado no sólo por los ascensos, sino por la preparación de la próxima temporada.