El verano deja en Ávila más de cien incendios

B.M
-

El único incendio de Castilla y León que superó las 500 hectáreas (se acercó a las 1.500) se produjo en el término de Gavilanes a finales del mes de junio debido a una negligencia

El verano deja en Ávila más de cien incendios - Foto: David Castro

No ha sido un verano fácil en la provincia de Ávila en cuanto a incendios se refiere, con varios fuegos de importancia, en especial el que se produjo en la zona de Gavilanes a finales de junio y que se convirtió en el único de Castilla y León que superó las 500 hectáreas, en este caso acercándose a las 1.500.
Según los datos aportados por la Junta de Castilla y León a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, entre los meses de junio y septiembre se produjeron en Ávila 114 incendios forestales que quemaron más de 2.800 hectáreas de terreno correspondiente a arbolado, matorral, monte bajo y pastos.
En estos incendios, además del importante que se produjo en Gavilanes y que se debió a un negligencia, también tuvieron lugar otros fuegos, con al menos siete de ellos alcanzando el nivel 1 teniendo en cuenta su peligrosidad. Ejemplos de lo que puede suponer esta situación se pudieron vivir durante los meses de verano en El Hoyo de Pinares, El Arenal, Sotillo de la Adrada, Poyales del Hoyo, Navalacruz o El Raso (Candeleda). Se debieron a diferentes causas, ya que entre ellos hubo intencionados, rayos o negligencias, además de que en algunos casos hubo varios fuegos en días sucesivos en un municipio.
De estos incendios quedarán muchas imágenes en la retina, como son los medios aéreos descargando agua para intentar apagar las llamas o refrescar determinadas zonas, pero también el personal terrestre intentando que no se extendieran las llamas y las veces que hubo que llamar a la Unidad Militar de Emergencia (UME) para que apoyara el dispositivo regional que se encarga de la extinción de los incendios.
Hay que tener en cuenta que la mano del hombre suele estar detrás de muchos de los fuegos que se producen. En este caso, según la información de la Junta, en los fuegos producidos en la región entre los años 2009 y 2018, un 55,54 por ciento de ellos, con más de 10.000, fueron de origen intencionado, mientras que un 34,84 por ciento (más de 6.000) se debieron a negligencias y causas accidentales.
lo que va de año. Aunque evidentemente es en la época estival donde se produce la mayor parte de los incendios forestales, también en otras épocas del año se registran este tipo de fuegos.
De esta forma, los últimos datos disponibles (correspondientes a finales de octubre), indican que durante 2019 se han registrado en Ávila 210 incendios. De ellos, la mayor parte (163) corresponden a los denominados conatos, es decir, que afectan a una superficie de menos de una hectárea. Sin embargo, a ellos hay que unir 31 que afectaron a una superficie de entre una y cinco hectáreas y 16 que superaron las cinco hectáreas.
En cuanto a la superficie afectada, se llegó a prácticamente 3.000  hectáreas (2.967.04), si bien es cierto que  la mayor parte de ella, más de 1.700, corresponde a matorral y monte bajo. Del resto, 425 es de pastos y 826 corresponde a zonas arboladas.
Estos datos sitúan a Ávila como la cuarta provincia de Castilla y León donde más incendios se han producido superada por los 445 de León, los 215 de Salamanca o los 256 de Zamora.
En cuanto a los datos globales de la región, en los diez primeros meses del año se han registrado 1.704 incendios forestales. De nuevo una gran parte de ellos, 1.182, son los denominados conatos, aunque también hay 177 que superaron las cinco hectáreas.
La superficie quemada por estos fuegos asciende en la región a más de 10.000 hectáreas, de las cuales 2.020 eran correspondientes a una superficie arbolada.
Con estos datos se puede ver todo lo que han supuestos los incendios en cuanto a daños en Ávila dado que un 30 por ciento de la superficie que se ha quemado en Castilla y León este año corresponde a tierras abulenses, aunque en ello mucho tiene que ver ese incendio de Gavilanes.