Eduardo Blázquez, miembro de la Academia de Artes Escénicas

D.C
-

El profesor universitario y escritor abulense se suma a esta entidad destinada a potenciar, defender y dignificar las artes escénicas de nuestro país

Eduardo Blázquez, miembro de la Academia de Artes Escénicas

Eduardo Blázquez Mateos, profesor titular en Teoría e Historia del arte en la Universidad Rey Juan Carlos que fue también docente en la Universidad de Salamanca y en la Universidad Autónoma de Madrid, es desde ayer académico de la Academia de Artes Escénicas de España, entidad de carácter artístico y cultural destinada a potenciar, defender y dignificar las artes escénicas de nuestro país, a impulsar su promoción nacional e internacional, así como fomentar su progreso, desarrollo y perfeccionamiento.
El profesor y escritor abulense, que se suma con ese nombramiento a un grupo formado por 589 académicos entre los que se cuentan creadores como José Luis Alonso de Santos, Fermín Cabal, José María Pou, Ana Belén o el también abulense Juan Mayorga, 
Eduardo Blázquez, que como becario de FPI impartió clases en el departamento de Teoría e Historia del Arte de la UAM para ampliar las investigaciones con estancias en Italia, en el Palacio Rosso y en la Universidad de Génova, es doctor en Teoría e Historia del Arte por la Universidad Autónoma de Madrid, con el tema ‘Escenografías Paisajísticas en el Renacimiento. Un análisis y estudio del papel de la Naturaleza en el Humanismo’.
Desde 1994 es profesor del Instituto Universitario de danza Alicia Alonso, instituto universitario en el que imparte asignaturas en los Grados de Artes Escénicas-Teatro del Movimiento y en el Máster de Artes Escénicas. En el área de Danza y Ballet dirige tesis doctorales desde lo interdisciplinar. Algunas de las tesis están centradas en el estudio de coreógrafas y de figuras destacadas del Ballet y la Danza, del Teatro y de la Escenografía, sobre personajes como Alicia Alonso, Antonio Gades y Balanchine.
Ha publicado varios libros sobre personajes históricos vistos desde originales perspectivas (Isabel de Portugal, el Infante Luis de Borbón, la Condesa de Chinchón y la Triste Condesa), sobre el Renacimiento y el Humanismo (El palacio de El Viso del marqués como Templo de la Fama, Cesare Arbassia y la literatura Artística del Renacimiento, Viajes al Paraíso) y sobre las relaciones entre las artes (Mansiones en el cine, Ofelias en el cine, El sueño de Leonardo-Arcadias en el Cine, Escenografía paisajísticas y artes escénicas).
A toda esa labor se suma el hecho de haber sido presidente de la Fundación Marcelo Gómez Matías (Arenas de San Pedro) y de la Asociación de Castillos de Ávila, y de ser patrono del Museo de pintura y escultura de Manuel Aznar (Velada) y director y dueño del MicroMuseo de Diosas y de Ninfas (Guisando), un espacio que se define entre cien obras dedicadas a la mujer y los mitos femeninos y en el que destacan las acuarelas que marcan relatos pintados centrados en la mitología pagana.