scorecardresearch

Red Electrica planifica cuatro subestaciones hasta 2026

SPC
-

La empresa prevé otras infraestructuras para la integración adicional de más de 4.700 gigavatios hora

Red Electrica planifica cuatro subestaciones hasta 2026 - Foto: Rosa Blanco

La nueva Planificación de la Red de Transporte de Electricidad 2021-2026, vinculante para Red Eléctrica, contempla la construcción de subestaciones e infraestructuras que harán posible la integración adicional de más de 4.700 gigavatios hora (GWh) al año de generación renovable, volumen que representará el 22 por ciento de la producción fotovoltaica registrada en la Península en 2021.

En concreto, se destaca la construcción de cuatro nuevas subestaciones de 400 kilovoltios (kV) en las provincias de Burgos, Valladolid y Zamora cuya puesta en servicio se estima para 2025 y que permitirán la integración de nueva generación renovable. Estas serán las subestaciones de Briviesca y Villalbilla en Burgos, la de Urueña en Valladolid y la de Piedrahita en Zamora.

Del mismo modo, este plan de desarrollo también planifica actuaciones en la provincia de Soria que permitirán maximizar el potencial eólico de la zona. Fundamentalmente, se trata de una nueva línea de doble circuito entre Almazán y Magaña y la nueva subestación Almazán 220 kV.

A través de la ejecución de esta nueva Planificación en Castilla y León, se reforzarán las infraestructuras de la red de transporte necesarias para ofrecer un mayor apoyo a la red de distribución regional.

Son desarrollos que permitirán mejorar la fiabilidad y la seguridad de suministro de electricidad en las zonas de Aranda, Alcocero de Mola y Villatoro, en Burgos, y Vilecha y Villarino en León. También facilitarán la evacuación de generación renovable conectada a la red de distribución. Para ello, se construirán dos nuevas subestaciones -

Aranda 400 kV y Villatoro 220 kV - y se ampliarán - a través de nuevas posiciones- las subestaciones existentes de 220 kV Villarino, Alcocero de Mola, Zaratán y Saucelle.

Por último, se ejecutarán nuevas instalaciones en la provincia de Segovia, en concreto se construirá la nueva subestación de Abades 400 kV-220 kV y las líneas de 200 kV, Abades – Otero y Tordesillas – Las Arroyadas. En su conjunto, estas infraestructuras son decisivas para incrementar la seguridad y la calidad del suministro eléctrico en la zona y para permitir que se finalice el eje de 400 kV que conecta el noroeste y el centro peninsular. Facilitarán igualmente la integración de generación renovable actual y futura y contribuirán a la alimentación el tren en la subestación ya existente de Otero 200 kV.

Mediante esta Planificación, se alimentará a los ejes ferroviarios de alta velocidad que unirán, por un lado, Palencia con Santander y, por otro, Burgos con Vitoria. En el primer caso, se ampliará la subestación de Herrera 400 kV. En el segundo, se proporcionará el suministro desde la subestación de Briviesca 400 kV.

Ambos son proyectos estratégicos porque mejorarán de forma significativa la comunicación ferroviaria de Castilla y León e impulsarán la electrificación del transporte, contribuyendo así a la senda de la descarbonización que marca el PNIEC.

La Planificación se define como un instrumento clave con el que se desarrollarán las infraestructuras eléctricas necesarias para seguir garantizando un suministro seguro e impulsar el proceso de transición ecológica para que en 2026 las energías renovables supongan el 67 por ciento del mix de generación eléctrica nacional.

Los proyectos incluidos conseguirán importantes eficiencias y ahorros para el sistema que ascienden a más de 1.600 millones de euros al año. Además, las inversiones impulsarán la recuperación del país tras la crisis, explica Red Eléctrica.