scorecardresearch
Editorial

Una muestra de que los abulenses apuestan por viajar en tren

-

Cuando se decretó el primer estado de alarma con motivo de la pandemia provocada por la covid-19, en marzo de 2020, se suprimieron todos los servicios ferroviarios. Paulatinamente se han ido recuperando la mayoría, pero en el caso de Ávila aún no habían retornado los Trenhotel, los únicos servicios de Larga Distancia que se mantenían en la estación de trenes abulense después de que, poco a poco, hayan ido desapareciendo desde el momento en que se puso en marcha el AVE Madrid-Segovia-Valladolid, en diciembre de 2007. Ese momento fue un punto de inflexión en esa reducción de servicios, que hacían escala en Ávila, y que fueron trasladados a la Alta Velocidad, y posteriormente han ido desapareciendo otros a medida que se han ido poniendo en servicio otras líneas de esas características, que han dejado a Ávila en una situación de aislamiento dentro de la red ferroviaria nacional. El último reducto eran esos Trenhotel, el Rías Bajas y el Atlántico, que conectaban Madrid con Galicia y hacían parada en Ávila, pero que desde marzo de 2020 no funcionaban. Ahora Renfe ha corroborado que no se plantean su recuperación, en primer lugar porque ya se ha puesto en servicio la línea de Alta Velocidad que conecta Ourense con Madrid, con lo quedan conectadas de manera más rápida la comunidad gallega y la madrileña, y en segundo término porque ya antes de la pandemia era un servicio deficitario y ahora se aprovecha esta coyuntura para hacerlo desaparecer. De nuevo Ávila, y los abulenses, quedan en el olvido, porque aunque no eran muchos los usuarios, suponía una opción de transporte en dirección a Galicia para esta tierra.

Este olvido sistemático y ese escaso interés que se tiene desde Renfe para dotar de servicios a los abulenses contrasta con la respuesta de éstos cada vez que se les da la oportunidad de utilizar el tren como medio de transporte en unas condiciones competitivas, con frecuencias y tiempos de viaje adecuados y precios interesantes. La última muestra se encuentra con los abonos expedidos por Renfe para poder viajar sin coste. Un total de 3.012 abonos para viajes de Media Distancia se han expedido para los abulenses, y eso en unas condiciones en las que el viaje en tren son los mejores, especialmente en el caso de Madrid, donde se aglutinan el mayor número de usuarios, con unos tiempos de viaje que superan la hora y media, algo que en pleno siglo XXI, y contemplando la situación en la que están la práctica totalidad de las provincias que rodean a la abulense, no es de recibo. 

Si la respuesta que dan los abulenses a viajar en tren es esa en las que condiciones que padecen, se imaginan qué ocurriría si Ávila tuviese unas comunicaciones ferroviarias acordes que las que gozan en otras provincias. La respuesta es clara: los usuarios crecerían exponencialmente, pero hace falta que el Gobierno de España y Renfe se den cuenta de que Ávila no puede seguir manteniendo esa situación ferroviaria. Los abulenses siempre han apostado por viajar en tren, pero cada vez se lo han ido poniendo más difícil, y hace falta un mínimo de voluntad para ofrecer unas condiciones de viaje competitivas que seguro que propiciarían un aumento de viajeros ferroviarios espectacular en Ávila. Porque con un mínimo gesto se demuestra que los abulenses buscan el tren para desplazarse.