scorecardresearch

Empiezan a salir los empleados de CaixaBank acogidos al ERE

Mayte Rodríguez
-

Hasta finales del año 2022 dejarán el banco los 50 trabajadores destinados en la provincia de Ávila a los que la entidad dio luz verde para ello y entre noviembre y diciembre se acabará con la duplicidad de oficinas en 9 municipios abulenses

Empiezan a salir los empleados de CaixaBank acogidos al ERTE - Foto: David Castro

Este martes no se incorporará a su habitual puesto de trabajo una decena de empleados de CaixaBank destinados en la provincia de Ávila. Son «los primeros» que salen de la entidad tras acogerse al ERE propuesto por el banco, según han confirmado fuentes sindicales a esta Redacción, que sitúan en el 1 de noviembre la fecha oficial de salida de esta avanzadilla de trabajadores que abandona el banco tras la fusión entre CaixaBank y Bankia.

A partir de ahora, con una frecuencia aproximada de «dos meses» y con un tope temporal fijado en el 31 de diciembre de 2022, irán saliendo el resto de los empleados que se acogieron al ERE, que son un total de cincuenta en la provincia de Ávila. No obstante, «el grueso» lo hará  con fecha 1 de enero de 2022. 

En territorio abulense fueron 55 los trabajadores  que mostraron su interés por acogerse al ERE propuesto por la empresa tras la fusión pese a que la entidad propuso que fueran 50, de ahí que en el proceso que está empezando a hacerse efectivo ahora no estén incluidos esos cinco restantes, cuya situación queda «supeditada» a la reorganización interna en la que se encuentra el banco. «A partir de ahora habrá un trasvase de personal entre unas y otras provincias del que dependerá la situación en la que queden estos compañeros que, en principio, quedan fuera del ERE», explica José Luis Herráez, secretario de Acción Sindical de UGT CaixaBank en Castilla y León.

 Antes de que acabe este año se espera terminar con la actual duplicidad de oficinas que se da en nueve municipios del medio rural abulense, en los que pese a la fusión siguen conviviendo las sucursales de CaixaBank con las de la antigua Bankia. «Entre noviembre y diciembre quedará una sola oficina por cada localidad», apunta Herráez, según el cual en el caso de la capital abulense este proceso es «más complejo», por lo que en principio se espera para «más adelante». Los municipios en los que todavía siguen abiertas sucursales de CaixaBank y de lo que fue Bankia que acabarán integrándose en una sola son Arévalo, Las Navas del Marqués, Cebreros, El Tiemblo, El Barco de Ávila, Candeleda, Arenas de San Pedro, La Adrada y Sotillo de la Adrada.