El 60 por ciento de convenios colectivos sigue sin firmase

SPC
-

CCOO carga contra una patronal que «lastra la economía y el futuro de Castilla y León» por su apuesta por competir en coste salariales y no en innovación

Un trabajador de la Comunidad en el interior de una fábrica. - Foto: Luis Lopez Araico

Comisiones Obreras denunció una vez más que la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) sigue «bloqueando e incumpliendo» sus acuerdos de negociación colectiva y el 60 por ciento de los convenios sectoriales a negociar este año sigue pendiente y las subidas salariales de los cerrados no llegan al dos por ciento. El secretario de Acción Sindical y Negociación Colectiva de CCOO, Fernando Fraile, precisó que de los 80 acuerdos sectoriales que había que negociar este año, a mediados de octubre sólo se habían firmado 32, el 40% del total, por lo que a dos meses y medio de que finalice el año, aún están pendientes 48, el 60% del total. Asimismo, concretó que la subida salarial media pactada en los acuerdos cerrados, se sitúa en la Comunidad, en el 1,81%, frente al 2,31% de la media nacional. «La negociación colectiva va excesivamente lenta y la patronal incumple los acuerdos de subidas salariales de entre el dos y el tres por cieno, con un mínimo de 14.000 euros, pactados en la transposición a la Comunidad, el 31 de julio del año pasado, del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, dijo a Ical.
Fraile cargó contra la clase empresarial de la Comunidad, que se ha olvidado de su compromiso para recuperar el poder adquisitivo perdido desde 2008 y, «especialmente, el de los salarios más bajos, los que más habían sufrido la devaluación salarial». «En el ámbito confederal, la patronal sí está cumpliendo en gran medida el acuerdo, pero aquí ocurre lo contrario, que la patronal y sus territoriales se están negando a desarrollar lo pactado en los procesos de negociación de los convenios colectivos», lamentó. Una situación que se produce, constató, a pesar de que las empresas están obteniendo beneficios «por encima de la media española». Al respecto, reseñó que la cualificación de los jóvenes «es la mayor de la historia y sin embargo los bajos salarios, están empujando a la gente a irse fuera», lo que «parte de un concepto erróneo de la patronal, que basa la competitividad en los bajos salarios».
Las empresas, dijo, no invierten en tecnología y calidad de sus productos y servicios, porque «la cuenta de resultados les va bien con esta política». Así, sentenció que «la competitividad que entiende la Cecale con bajos salarios perjudica de forma importante la economía y el futuro de la Comunidad», y recordó que «los países que mejor pagan son los más ricos, y debe haber una redistribución de la riqueza más justa para poder crecer en la economía».
Desaceleración

Fraile destacó que esta situación se produce en un contexto de clara desaceleración de la economía, aunque sigue creciendo por encima del dos por ciento. En este sentido, defendió que un redistribución más justa de la riqueza a través de los salarios, permitiría recuperar poder adquisitivo, impulsando la demanda interna, lo que «redundaría en el crecimiento económico y el empleo».
«La desaceleración y la inestabilidad política con unas nuevas elecciones, están haciendo que el consumo se retenga. Necesitamos de una estabilidad política para poder devolver el equilibrio a las relaciones laborales y lograr unos mejores salarios, acabar con la precariedad del mercado de trabajo y mejorar la economía», comentó.
Se refería con estas palabras a la necesidad de derogar en España las dos últimas reformas laborales, para volver a reequilibrar las fueras en la negociación colectiva entre sindicatos y patronal, para que «los trabajadores participen de los beneficios de las empresas, y para acabar con la precariedad en el empleo». «Eso exige reequilibrar la capacidad de negociación entre las partes», dijo.


Las más vistas