La lluvia aumenta el problema de contaminación del agua

E.C.B
-

Todos los municipios afectados por el incendio de la sierra de la Paramera han adoptado ya medidas, como la construcción de albarradas, el cierre de captaciones y el abastecimiento con cisternas o sondeos

La lluvia aumenta el problema de contaminación del agua

Las lluvias que están cayendo estos días en la provincia de Ávila, con mucha fuerza en algunos momentos, no han hecho sino aumentar los problemas ocasionados por el gran incendio de la sierra de la Paramera que quemó más de 22.000 hectáreas de superficie, especialmente en los que al agua se refiere. Y es que, como apuntaba este martes el diputado de Desarrollo Rural y alcalde de Solosancho, uno de los municipios afectados por el fuego, Jesús Martín, el agua de la sierra baja «muy contaminada y es un problema que se va a prolongar durante bastante tiempo».

En la vertiente norte, según precisó Martín, «todos los arroyos están contaminados y no ayudan nada estas lluvias que están cayendo con fuerza en la zona» y que provocan que las escorrentías arrastren la tierra y la vegetación quemada hasta los puntos de captación de agua de los que se suministraban los diferentes municipios afectados hasta el incendio.

Eso sí, los ayuntamientos de estas localidades de la sierra de la Paramera, tanto en su vertiente norte como en la sur, no han permanecido parados ni mucho menos y en mayor o menor medida ya están adoptando medidas para reducir los efectos de esa contaminación de las aguas. Así, tal y como apuntó el diputado de Desarrollo Rural, se están haciendo albarradas -muros- de madera y de piedra en algunas zonas como Solosancho, Sotalbo, Riofrío, Navalmoral de la Sierra y Navarredondilla, pero además las captaciones están ya tapadas y se están abasteciendo de agua bien a través de cisternas o aprovechando algún pozo o sondeo existente para su reparto entre los depósitos.

Por ejemplo, en Navalmoral de la Sierra están ya trabajando esta semana en recuperar un sistema que tenían para la recogida de agua de los manantiales, porque la presa de la que se abastecían ha quedado totalmente inutilizada. También, en pueblos como Sotalbo, Riofrío, Navarredondilla, Villaviciosa, Navalacruz y San Juan del Molinillo se han mejorado los accesos a los depósitos para poder llegar con las cisternas hasta los mismos. Y a ello hay que sumar el refuerzo en los abrevaderos para el ganado llevado a cabo por la Junta de Castilla y León en todos los pueblos afectados por el incendio.

Pero con todo, y pese a que como confirma Jesús Martín ahora mismo problemas de abastecimiento y sanitarios no tenemos», sí se ha apostado por el reparto de agua embotellada en muchas localidades para evitar problemas derivados de la contaminación de las aguas.

No duda Martín que con las lluvias de estos días «van a producirse incluso desprendimientos en muchas zonas y los caminos de la sierra van a quedar totalmente inutilizados». Y es que, como apunta, «esto va por fases... primero el agua, luego los caminos y quién sabe lo que vendrá después».



Las más vistas