Casado defiende las políticas y el municipalismo de CyL

SPC
-

El líder nacional del PP se suma a las políticas del Ejecutivo autonómico en materia de política agraria, de fiscalidad o servicios públicos y sociales y propone «exportarlas» a otras regiones

PabloCasado y Alfonso Fernández Mañueco (d) saludan a los asistentes a la convención del PP enValladolid. - Foto: José C. Castillo

El presidente del PP nacional, Pablo Casado, volvió a posicionar ayer a Castilla y León como «buen ejemplo» de municipalismo, por lo que hizo un llamamiento para «exportar sus buenas políticas» a otras comunidades, tal y como aseguró durante su intervención en el acto inaugural de la XXV Intermunicipal del PP.En este sentido, Casado recordó que el PartidoPopular es una formación que se construyó «de abajo a arriba» y que surgió «en las aldeas de Galicia y en los pequeños municipios de Castilla y León», desde donde se fue haciendo «de país» a partir de las preocupaciones «más cercanas» porque «los vecinos no entienden de competencias» y porque los alcaldes de los pequeños municipios suponen «el mascarón de proa del servicio público».
Por ello, para Casado, Castilla y León «no se puede entender sin el municipalismo» y por eso apostó por «exportar buenas políticas». De igual forma elogió el trabajo que el nuevo Gobierno autonómico, encabezado por Alfonso Fernández Mañueco junto aCiudadnos, está tomando en sus primeros meses al frente de la Comunidad, en los que «ya se ha preocupado por las preocupaciones de esta tierra» con la modificación del impuesto de donaciones o sucesiones, que es «injusto» en toda España, pero «en particular» en el medio rural, informa Ical.
Al igual que entendió que está haciendo la Junta de Castilla y León, Casado también se comprometió con los servicios públicos básicos de cercanía y proximidad, con el transporte interurbano «deficitario» o con la industria. En este momento lamentó las «malas noticias» con lo que está ocurriendo en Renault, en Citroen en Vigo o en la Ford en Valencia, unas empresas que fijan empleo «de calidad» pero que a veces, por medidas de política energética, ponen en duda la rentabilidad de un sector que está en descenso en los últimos meses. 
El dirigente nacional y candidato a la presidencia del Gobierno también trasladó su compromiso con el mundo del campo, en especial en un momento como el actual en el que hay que negociar una nueva Política Agraria Común para la que pidió al menos la misma financiación. Y no olvidó una problemática como la despoblación, que afecta de manera especial a una comunidad como Castilla y León. «No podemos ir por los campos de Castilla y León viendo cada vez más pueblos abandonados, sin futuro y sin niños», estimó. «Hay que apostar por que esa despoblación se combata con políticas de natalidad, conciliación laboral, favoreciendo que los jóvenes se puedan emancipar y acceder a una vivienda», concluyó.