scorecardresearch

5.000 ocupados se marcharon a trabajar a otras autonomías

SPC
-

El 79% de los parados de la Comunidad no ha modificado su residencia en al menos cinco años

5.000 ocupados se marcharon a trabajar a otras autonomías - Foto: FS ICAL

Un total de 5.000 ocupados de Castilla y León abandonó la Comunidad durante el primer trimestre de 2021 para ir a trabajar a otras autonomías españolas, frente a los 7.300 contabilizados el año pasado y los 4.400 de 2019 por las mismas fechas. La Estadística de Movilidad Laboral y Geográfica del Instituto Nacional de Estadística (INE) refleja que en el conjunto nacional los trabajadores ocupados que cambiaron de autonomía de residencia en el último año fueron 100.800.

El informe indica que las comunidades que atrajeron a mayor número de ellos fueron Madrid (38.200); Castilla-La Mancha (12.800); Andalucía (7.900); Cataluña (5.700); Castilla y León (5.000) y Valencia (4.700).  Con estos datos, la Comunidad fue el octavo territorio con mayor movilidad geográfica, con un 2,2 por ciento en el último año, lo que supuso una décimas menos que a nivel nacional. Madrid lideró esta tasa, con el 2,8 por ciento, seguido de Castilla-La Mancha (2,6 por ciento), Cantabria (2,5 por ciento), Galicia (2,4 por ciento), País Vasco (2,3 por ciento) y Cataluña, Navarra y Castilla y León, con 2,2 por ciento en cada caso.

La estadística del INE, que recoge la Agencia Ical, constata también que un total de 14.000 ocupados de Castilla y León cambió de municipio de residencia durante el último año dentro del territorio de la Comunidad, cuando en 2020 fueron 16.200. El número de ocupados que cambió de municipio dentro de la misma autonomía en menos de un año en España fue de 235.800. La mayor movilidad intracomunidad se registró en Cataluña (51.400), Madrid (33.400) y Andalucía (33.100).

La tasa de actividad entre los ocupados de Castilla y León que llevan menos de un año residiendo en la Comunidad asciende al 71,8 por ciento, porcentaje que baja al 68,4 por ciento en el tramo entre un año y menos de tres, y sube al 76,4 por ciento en el caso de los que llevan entre tres y menos de cinco años. Por el contrario, baja al 51,4 por ciento en el caso de los más de cinco años.

Con relación al primer trimestre de 2020, el número de ocupados con menos de un año de residencia en Castilla y León se ha reducido en 6.100 personas (-22,6 por ciento), mientras que subió un 4,8 por ciento los trabajadores en el tramo entre un año y menos de tres, al pasar de 54.800 a 59.600. En el caso de los residentes entre tres y menos de cinco años se registró una subida del 24,3 por ciento (10.700). Con más de cinco años de residencia en la Comunidad hay 819.800 ocupados, un 4,5 por ciento menos que hace un año.