scorecardresearch

El PP no pone líneas rojas pero si principios innegociables

S. Gonzalez
-

Mañueco y Casado aseguran que no hay líneas rojas en la negociación, pero «nuestros principios son las condiciones, y no vamos a renunciar a ellos, nunca. Quien quiera pactar deberá respetarlos y aceptarlos»

Fernández Mañueco recibe el aplauso de los dirigentes del PP autonómico a su llegada a la junta directiva autonómica. - Foto: Ical

El Partido Popular frena las expectativas de Vox y continúa la línea marcada por el candidato y presidente en funciones de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, de formar un Gobierno en solitario tal como anunció durante la campaña electoral. A pesar de la pírrica victoria y de los diez escaños que le faltan para alcanzar la mayoría absoluta, Mañueco reiteró su intención de presidir un gobierno fuerte y estable surgido de un pacto parlamentario, «que no tiene que ser necesariamente de coalición».

Tras recalcar que el Partido Popular ha ganado las elecciones porque ha tenido más votos y escaños, el candidato popular clausuró la Junta Directiva Autonómica marcando una serie de líneas para la negociación tanto a Vox como a los partidos localistas (Soria ¡Ya!, Por Ávila y UPL) al indicar que no cederá a «chantajes» de las provincias ni tampoco en la integridad de Castilla y León, que no se va «a trocear».

Fernández Mañueco aseguró que el PP no plantea líneas rojas en la negociación para la formación de Gobierno, pero «sí principios que son irrenunciables». De esta forma, dejó claro que la igualdad «no es negociable», tras la exigencia puesta por Vox para derogar la ley de violencia de género.

Pablo Casado, tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional, respaldó la posición del candidato e insistió en que «nuestros principios son nuestras condiciones, y no vamos a renunciar a ellos, nunca. Como siempre, quien quiera pactar deberá respetarlos y aceptarlos».

El aún presidente en funciones de la Junta afirmó que «las personas de esta tierra nos han pedido diálogo y yo me siento cómodo en el diálogo», por lo que anunció que iniciará ese proceso por la fuerza más votada detrás de los populares, es decir el PSOE.

Principios y programa

En este diálogo con todos, Mañueco explicó que pondrá encima de la mesa el programa del PP y aseguró que también son «irrenunciables» la cohesión territorial, la integridad autonómica, la defensa del estado autonómico, así como la unidad de España y la integración en Europa». Casado repitió los mismos principios «no negociables» y recordó que los populares no aceptan el «colectivismo» que busca dividir a las personas en función de su color de piel, su género, acento u orientación sexual.

El candidato popular se mostró firme en su postura e insistió en que «si alguien piensa que el PP va a dar un paso atrás en igualdad social y de oportunidades, se equivoca». Lo mismo que dijo del modelo autonómico, la defensa del proyecto europeo o la unidad de España.

Casado aún fue más allá e indicó que no aceptan el «revisionismo constitucional» en contra de las diputaciones, las comunidades, la monarquía o la justicia independiente. «Creemos en la España de convivencia y tolerancia, de derechos y libertad, de la igualdad real, del progreso económico y del bienestar social», dijo.

En casi permanente referencia a Vox, aunque ni Mañueco ni Casado mencionaron el nombre de la formación, el candidato popular manifestó que «esto no va de sillones, sino de políticas a favor de la gente, se equivoca quien hace números y pide lo mismo que hace tres años, porque quien ha ganado estas elecciones el PP».

Por ello, proclamó que «todas las hipótesis de gobierno pasan por el PP de Castilla y León», si bien pidió a su partido que actúe con inteligencia y moderación para liderar este proceso «con templanza y sin ruido» y pensando en las personas. «Tengo la capacidad, decisión y firmeza para encabezar este proceso y conseguir un gobierno eficaz y estable. Dialogaré hasta la extenuación», aseguró.

En una reflexión de los resultados, admitió que «las cosas podían haber sido de otra manera, pero han sido como han sido» y reconoció que se ha hecho autocrítica y, según informa Ical, se realizará una valoración más intensa para corregir algunos elementos ante las elecciones municipales de mayo de 2023.