scorecardresearch

"Ni una buena Semana Santa evitará las dificultades"

M.E
-

El presidente de la Asociación de Hoteles de CEOE Ávila reconoce que la previsión, a dos semanas vista, no es mala, pero señala que «no se puede vivir de dos días»

Turistas en la capital abulense durante un puente. - Foto: Isabel García

Las optimistas previsiones realizadas desde el Ayuntamiento de Ávila de cara a la ocupación turística de la ciudad durante la próxima Semana Santa chocan, de alguna manera, con la situación que se traslada por parte del sector. Así al menos lo ven en la Asociación de Hoteles y Apartamentos Turísticos integrada en CEOE Ávila, cuyo presidente, Hugo Ortega, afirma sin tapujos no tener «tan buenas percepciones» como el Consistorio de la ciudad. Es cierto que «hay algo de alegría y movimiento» y que los números, a dos semanas vista, «no son malos» en cuanto a las previsiones y reservas, pero el empresario insiste en que ni una buena Semana Santa podrá evitar las «dificultades» por la que, asegura, está atravesando el sector.

«Es normal que los medios os fijéis en ello, pero al final la Semana Santa son dos días y no podemos vivir de dos días que salgan buenos al año», señaló. Ortega remarcó la «situación delicada» del sector por dos cuestiones fundamentales, porque el turismo todavía no se ha recuperado del impacto de la pandemia y por los «elevados gastos» que tienen que asumir los hoteles, lo que se enmarca en la situación de «subidas brutales» que están afectando a toda la población. «Las cosas están como están y la inflación está disparada. Los costes de un hotel se han multiplicado muchísimo y encima no podemos subir ni un céntimo la habitación porque si no perdemos al cliente» que, de la mano de las plataformas tecnológicas y del control de la competencia, «está muy centrado en el precio», reflexionó.

En este sentido, subrayó que la Semana Santa «podrá ser buena», pero quiso dejar claro que el mensaje sigue siendo que «la situación está delicada, muy difícil». «Con tres días no hacemos nada, tenemos plantillas muy amplias y muchos gastos y a la larga no hay manera de hacer llenar los establecimientos de una ciudad como Ávila», indicó Ortega, quien habló de que todavía hay «riesgos de cierres de negocios hoteleros en la ciudad porque así no vamos a aguantar muchos este año».