El día a día de Blacha, sobre cuatro paredes

M.M.G.
-

Tres pintoras han transformado una nave municipal en un cuadro al aire libre en el que se aprecian los oficios y costumbres de los vecinos de esta pequeña localidad abulense

El día a día de Blacha, sobre cuatro paredes

Pasear por la pequeña localidad de Blacha y sus alrededores, tiene un aliciente nuevo. Porque no en todos los pueblos de la provincia es posible disfrutar de una obra de arte urbano como la que desde hace apenas unos días se puede contemplar en esta localidad abulense.

Allí, el Ayuntamiento ha decidido transformar una nave municipal, construida hace no mucho tiempo para albergar maquinaria, en un pequeño ‘museo’ de arte moderno. Un ‘museo’ que, además, es también un homenaje a los usos y costumbres del pueblo.

«Construimos la nave y la verdad es que a la gente no le gustó mucho», reconoce Jesús Jiménez, concejal de Blacha, que explica a Diario de Ávila cómo ha sido todo el proceso. Se trataba de una edificación de hormigón que quizá no fue del gusto de todos los vecinos, pero que ahora luce de una manera muy distinta.

Fue Jesús el que tuvo la iniciativa de pintar sobre sus paredes. Y para ello contó en un primer lugar con el apoyo de su suegra, la pintora Joaquina Sánchez Dato, así como con dos artistas más de su grupo de pintura: Isabel Picazo y Conchi Aguilar.

Después de consultar con el Ayuntamiento la propuesta y de obtener un sí por respuesta, las tres artistas se pusieron manos a la obra. Contaron con la ayuda económica del Consistorio a la hora de adquirir los materiales. Y con mucha ilusión, sacaron sus carboncillos para comenzar a dar forma al trabajo.

Vacas, caballos, un tractor… Elementos todos estrechamente relacionados con Blacha y con los que, sin duda, se pueden identificar los 70 vecinos de la localidad.

Joaquina, Isabel y Conchi son pintoras profesionales. Y suelen moverse por España para disfrutar de su arte. Juntas se animaron a pintar las cuatro paredes de la nave, trabajando toda una semana durante diez horas diarias.

Les queda un poco para terminar el trabajo. Pero han tenido que posponerlo por unos días. «Pero volverán a acabarlo», nos dice el concejal del Ayuntamiento, que cuenta también cómo los vecinos del pueblo ya suben a visitar el mural y cómo empiezan a fotografiarse con él.