scorecardresearch

El Mercado Medieval regresa con más energía y ganas que nunca

M.M.G.
-

El primer día de la edición 25 de estas jornadas, en las que el Consistorio espera superar los 100.000 visitantes de 2019, deja imágenes propias de antes de la pandemia: calles llenas de abulenses y turistas

El Mercado Medieval regresa con más energía y ganas que nunca - Foto: David Castro

Había ganas (muchas ganas) de disfrutar de unas Jornadas Medievales como las de antes. De las de paseos en familia y con amigos entre los puestos del mercado. De las de sorprenderse con los espectáculos que animan muchos de los rincones del casco histórico. De las de las cervezas con pincho en alguna de las barras instaladas en las calles. Y, sobre todo, de las que se disfrutan sin mascarilla y con tranquilidad.

Por eso la jornada de este viernes, la primera de la que será la edición 25 de las Jornadas Medievales de Ávila, dejó tan buen sabor de boca a todos. Y dejó, además, imágenes que bien recordaban al primero de los días de ediciones pasadas, antes de que el covid llegara a nuestras vidas, con el mercado cerrado primero o dejando a muchos en casa, por temor al contagio, después.

Abulenses y turistas (bastantes, para ser un día de diario y, en teoría, ya de vuelta a la rutina) recorrieron desde la apertura del mercado a eso del mediodía los puestos del mismo, instalados en esta ocasión en las zonas más amplias del centro de la ciudad con el fin de evitar aglomeraciones en las calles de Ávila. 

El Mercado Medieval regresa con más energía y ganas que nuncaEl Mercado Medieval regresa con más energía y ganas que nunca - Foto: David Castro«Es un año especial porque se recupera la normalidad tras la pandemia», decía el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, que quiso saludar a los mercaderes en los primeros compases del mercado. 

Era él el que hablaba de esos «cambios sustanciales» en la organización de los puestos que se pusieron en práctica durante la pandemia y que se mantienen este año. «Aprendimos de la pandemia, que nos ha servido para mejorar», reconocía Sánchez Cabrera, que adelantaba que en los próximos años también se instalarán puestos en las «plazas y grandes espacios públicos» para que el tráfico peatonal sea fluido. «Esto va a llevar a que mejoremos las medidas de seguridad del mercado, algo que es muy importante y que exigen las nuevas amenazas que tenemos encima de la mesa», apuntaba el alcalde, que reconocía que desde el Consistorio se espera poder superar los 100.000 visitantes que se contabilizaron  en la edición de 2019.

Y para que todos ellos se sientan seguros, además de esa nueva disposición de los puestos, el alcalde destacaba también la fuerte presencia de Policía Local , Nacional y protección Civil , todos ellos, por cierto, muy visibles ayer en un mercado compuesto por 300 puestos de todo tipo.

El Mercado Medieval regresa con más energía y ganas que nuncaEl Mercado Medieval regresa con más energía y ganas que nunca - Foto: David Castroel mercado de los sentidos. Pasear este viernes por esos puestos era una experiencia sensorial. Oído, vista, olfato, tacto y gusto se despertaban en el caminar por las calles de Ávila, adornadas para la ocasión recordando las tres culturas que en Ávila convivieron en el medievo. 

Así, la vista disfrutaba con los colores de los productos expuestos en el mercado: bisutería, caramelos, juguetes, cestería, cerámica... La oferta, como siempre, es abundante este año.

Abundante y aromática, porque muchos de esos productos hacían que el sentido del olfato disfrutara al reconocer los olores de la carne a la brasa, los jabones, las golosinas o las almendras garrapiñadas de Riofrío o Mingorría.

Para el tacto el visitante encontraba, por ejemplo, las pieles de los puestos de marroquinería. O podía imaginar la suavidad de los plumajes de las aves expuestas en elRastro, que sorprendieron a todos, además, en las exhibiciones del Atrio de San Isidro.

Y el oído empezó a disfrutar ya este viernes de los sones propios del mercado medieval, ya fuera gracias a los sones de los conciertos y animaciones previstos en el programa, como a los sonidos propios del trabajo de los artesanos que, en sus puestos, muestran al público su manera de trabajar.

Alfareros, hilanderos, cesteros... Todos ellos comenzaron este viernes a trabajar en Ávila para hacer aún más mágico si cabe el XXV Mercado Medieval de la ciudad de la Muralla que, este sábado, volverá a abrir de nuevo sus puertas.