Beatriz Corredor aboga por traer talento a Ávila

B.M
-

La ex ministra de Vivienda habló de una ciudad que se ha quedado «anclada en el pasado» y donde hace falta un proyecto para que la gente quiera vivir en ella, apostando por el comercio de proximidad

Corredor por recuperar el alma de Ávila que atraiga talento

La situación de la vivienda en Ávila fue uno de los temas elegidos por el PSOE en el día de cierre de su campaña para lo cual  se contó con la presencia de la ex ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, que abogó por contar con una ciudad con «alma» con un proyecto para que la gente quiera vivir en ella y para ello apostó por revitalizar la actividad económica, fijándose en el comercio de proximidad y aprovechando las oportunidades para atraer talento.
Acompañada por el candidato abulense al Senado, Jesús Caro, Corredor aseguró que el PP carece de proyecto «para revivir esta ciudad que se merece tener una vida joven, de emprendimiento, más adaptada a lo que la sociedad del siglo XXI requiere». Y aunque destacó cómo Ávila es una ciudad con gran riqueza patrimonial, cultural y arquitectónica, sí que afirmó que se ha «quedado anclada en el pasado» pareciendo más un decorado de visitas» y careciendo «de un alma para los propios abulenses». Por ello cree que «hace falta que aquí se establezca un proyecto que haga que la gente quiera vivir en Ávila, trabajar, y los jóvenes puedan tener un proyecto de vida aquí».
Para conseguirlo cree que la opción es revitalizar la actividad económica y comercial, evitando «los procesos a los que están tendiendo casi todas las ciudades europeas y también en España que es el proceso de gentrifización, que empieza por expulsar a los vecinos tradicionales, cerrar a los comercios tradicionales que son el alma de las ciudades».
Y en Ávila, que es «una ciudad con una identidad ganada a lo largo de los siglos», es una «pena que se vea abocada a cierres de comercios, escaparates rotos y sucios, cables y tendidos, sin ninguna actividad cuando se podría estar apostando por un comercio de proximidad propio de esta ciudad» y que sirviera para revitalizarla.
Todo porque, dijo, «el patrimonio histórico no solo tiene que ser rehabilitado para que lo disfruten los turistas sino revivido para que lo vivan sus habitantes».
Respecto al tema de la vivienda, en un momento que es clave porque falta vivienda asequible, aseguró que  «parece mentira que haya una ciudad tan próxima a vías de comunicación que tenga disponible vivienda construida y no se esté utilizando para poder atraer talento joven, emprendedor, innovador y que tenga una iniciativa que pueda dar actividad económica a esta ciudad»
Y esto se debe, en su opinión, a que «los planificadores de esta ciudad, del PP» solo tuvieron en cuenta el crecimiento basado «en la vieja idea de urbanizar masivamente y confiar todo el crecimiento económico al sector de la construcción», lo que ha llevado a que se sobredimensione la «ciudad y los servicios y no se han apostado por otros servicios que realmente dan vida a la ciudad y ahora nos encontramos con pisos vacíos, en mal estado, cerrados, que son ajenos al servicio público al que fueron creados, con una inversión desperdiciada que podría haberse utilizado para planificar mejor la vida de los propios abulenses».
Esta situación se produce cuando nos encontramos en una sociedad «que va a hacia una transición ecológica de una economía en la que esta provincia y ciudad estaría muy bien posicionada por su riqueza natural y patrimonial» y un momento en el que «la digitalización y tecnificación permitiría que se dedicara mucha actividad desde el punto de vista económico y comercial basándose en las nuevas tecnologías y las capacidades para las personas que quieran trabajar» en sectores como el de servicios o el primario.
Pero «falta un proyecto para Ávila» y por ello mostró su esperanza en que a partir del domingo «se pueda empezar a revertir esta situación de parálisis».
Por su parte, Jesús Caro, candidato del PSOE al Senado, ahondó en el tema y recordó que Ávila tiene «miles de pisos vacíos» y se refirió también a las «muchas carencias» que hay en la zona centro.