scorecardresearch

Se levanta la suspensión de los permisos de quema forestales

J.M.M.
-

Se reanudan hasta el próximo 31 de marzo inclusive, si bien desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente se pide que se extremen las precauciones cuando se vayan a realizar estas actividades

Se levanta la suspensión de los permisos de quema forestales

Las precipitaciones caídas en los últimos días han propiciado que desde la Junta de Castilla y León se levante la suspensión que había de los permisos de quema de rastrojos y de restos de poda vegetal en la provincia de Ávila, que se estableció el pasado 1 de febrero.

De esta forma, según informaron fuentes de la Administración autonómica, el Servicio Territorial de Medio Ambiente ha dictaminado que se pueda retomar la posibilidad de realizar esas quemas en terrenos forestales y a menos de 400 metros de los mismos hasta el próximo 31 de marzo inclusive. Dicha reanudación afecta a autorizaciones ya expedidas así como a las comunicaciones ya recibidas o a las que puedan recibirse hasta el final del periodo en el Servicio Territorial de Medio Ambiente.

No obstante, advierten de que si cambian las condiciones meteorológicas se podrían recuperar esas suspensiones. Y, en cualquier caso, se solicita desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente que se extremen las precauciones cuando se vayan a efectuar esas quemas de restos vegetales y se sigan escrupulosamente las condiciones para ejecutarlas que vienen recogidas en las órdenes.

Hay que recordar que el pasado 1 de febrero el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Ávila decidió suspender desde esa fecha las quemas autorizadas, debido a la escasez de precipitaciones y a la sequedad de los combustibles vegetales.

La Orden FYM/510/2013, de 25 de junio de 2013, por la que se regula el uso del fuego y que recoge medidas preventivas para la lucha contra los incendios forestales en Castilla y León, establece que se podrá autorizar la quema de restos vegetales previa autorización expresa del Servicio Territorial de Medio Ambiente o previa comunicación en determinados casos. La época de quema está comprendida entre el 16 de octubre y el 31 de mayo, si bien lo habitual es que los permisos en la provincia de Ávila se concedan hasta el 31 de marzo, teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas.

En aquel momento desde la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León se solicitaba precaución, no solo en la suspensión de las quemas, sino en la utilización de cualquier fuente de calor que pueda ser causa de ignición, en espera de que las precipitaciones vuelvan a ser las habituales para esta época del año. Esas precipitaciones han llegado tanto en forma de nieve como de agua, y las previsiones anuncian que pueden continuar en próximas fechas, pero a pesar de todo había algunos síntomas de sequía muy evidentes, y como muestra están las reservas hídricas de este año, bastante por debajo de las del año anterior, incluso de la media de los últimos años.

Distintos ayuntamientos de la provincia de Ávila han informado a sus vecinos de esta nueva situación y, por ejemplo, en el caso de Arenas de San Pedro también se daba cuenta de que se reanudan los permisos de quema en caso urbano "en consonancia con las directrices marcadas por la Junta".