scorecardresearch

Música de cine para la tarde dominical

M.R
-

Hollywood Simphony Orquestra ofreció este domingo en el Lienzo Norte un concierto de bandas sonoras originales compuestas por John Williams y Hans Zimmer, autores de Star Wars, Harry Potter o Gladiator

Música de cine para la tarde dominical - Foto: Isabel García

La música es la banda sonora de la vida de todos y cada uno de nosotros. Cada canción, cada composición, cada arreglo tiene el poder de trasladarnos al momento en el que lo escuchábamos, de hacernos revivir por un instante las sensaciones que nos acompañaban entonces. Y, por supuesto, también de sorprendernos una y otra vez con nuevos temas que, por una u otra razón, nos tocan el corazón, nos alegran el día, nos aportan la energía que nos falta o consiguen ponernos tiernos. Debido precisamente a los súper poderes de la música, el cine la necesita para llegar al espectador y pellizcarle el alma, también para crear ambientes de una forma rápida y contundente, para emocionar y para sacudir al público, de ahí que sea precisamente el séptimo arte un gran inspirador de piezas musicales. Hay, de hecho, magistrales compositores de bandas sonoras originales que son santo y seña de determinadas películas, de sagas cinematográficas incluso. 

Ennio Morricone fue uno de ellos -fallecido precisamente hace unos meses-, pero en la lista de los elegidos figuran también en un lugar bien alto John Williams y Hans Zimmer, compositores de bandas sonoras cinematográficas cuya obra protagonizó precisamente el concierto que tuvo lugar en la tarde de este domingo en el Centro Municipal de Exposiciones y Congresos Lienzo Norte, interpretado por la Hollywood Simphony Orquestra, que justo el próximo sábado ofrecerá el mismo concierto en el Palau de la Música de Barcelona y que este domingo lo hacía en la ciudad de Ávila.

El público asistente tuvo la oportunidad de disfrutar de un intenso recorrido por las bandas sonoras originales que más nos han emocionado a lo largo de las últimas décadas y que ya son melodías universales que nos han hecho reír, llorar, soñar, sufrir y saltar de la butaca, que han logrado formar parte de la memoria colectiva y que hoy cobran vida propia fuera de las salas de proyección, como ocurrió en Ávila en la tarde de este domingo. 

La heroicidad de Star Wars, la audacia de Indiana Jones y la magia de Harry Potter inspiraron a John Williams a crear algunas de las partituras de películas más queridas y reconocidas de todos los tiempos. De hecho, trabajó mano a mano con Steven Spielberg, componiendo la música que acompaña casi todas las obras de ese gran director. Por su parte, Hans Zimmer trabajó también codo con codo con grandes de Hollywood y, fruto de su maestría musical, salió la música de grandes éxitos cinematográficos. Entre ellos, Gladiator, Origen, Sherlock Holmes, Piratas del Caribe, la trilogía de The Dark Knight y el ganador del premio múltiple El Rey León, así como muchos otros proyectos de cine y televisión. Además de disfrutar de esas piezas musicales, uno de los atractivos de asistir a un concierto de este tipo es adivinar en el menor tiempo posible a qué película pertenece cada uno de los temas que interpreta la orquesta, aunque en esta ocasión una proyección sobre el escenario daba todas las pistas posibles.