scorecardresearch

Carnero: "Mantener los fondos de la PAC es una victoria"

SPC
-

El consejero de Agricultura valora la postura común del Gobierno autonómico, opas y cooperativas que ha permitido salvar un punto de partida «muy complicado» para Castilla y León en el plan estratégico

Alfonso Fernández Mañueco (2i) y Jesús Julio Carnero (i) conversan con los representantes de las opas antes de la reunión celebrada ayer. / - Foto: Ical

El consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero, defendió ayer que la Comunidad recibirá durante el periodo 2023-2027 importes «similares» con la nueva Política Agraria Común (PAC) a los que ya recibía durante el periodo anterior, aunque habrá «trasvases de una agricultura a otra». Durante una extensa rueda de prensa tras la reunión mantenida entre el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y representantes de las organizaciones profesionales agrarias en Castilla y León y la Unión Regional de Cooperativas Agrarias (Urcacyl) para abordar la posición de la Comunidad ante la nueva PAC, Carnero manifestó que «tiempo habrá para ver cómo se van a producir esos trasvases entre unos tipos de agricultura y ganadería a otros», pero apuntó que «lo importante era ganar la batalla del importe global», que será «similar al que estamos recibiendo».

Es por ello que el consejero afirmó que tanto Junta como Urcacyl como las organizaciones profesionales agrarias, con las que estaba definido un «posicionamiento común», están «satisfechos desde el punto de vista cuantitativo», pero también matizó que «desde el punto de vista cualitativo, hemos luchado por acentuar más el reconocimiento de la agricultura profesional», algo solo conseguido parcialmente, por lo que la nueva PAC «no está hecha a la medida de Castilla y León».

De hecho, justificó en ese sentido las alegaciones planteadas al Plan Estratégico Nacional, cuyo borrador fue elevado por el Gobierno a Europa para su debate y futura aprobación para su entrada en vigor el 1 de enero de 2023, y donde aún queda «un largo trabajo de desarrollo reglamentario que acometer y perfilar» entre Ministerio y Comunidades.

En él, Castilla y León seguirá manteniendo una postura de apoyo a la agricultura profesional dado que la Comunidad «está en la senda» de un mayor refuerzo de esta profesionalización del sector primario que «con independencia de la dimensión que tengan las explotaciones, tiene que ver con la dedicación del agricultor y el ganadero, para que pueda vivir de forma directa, y en muchos casos única, de la actividad agraria».

En ese sentido, y a pesar de que la nueva PAC cuenta con «mayores requisitos medioambientales», Carnero se mostró satisfecho con que no suponga «un freno para la actividad agraria de nuestra Comunidad» y mantenga a Castilla y León como «una de las comunidades con mayor financiación» del conjunto de España pese a que el punto de partida «era muy complicado para la agricultura y la ganadería de Castilla y León».

Segundo pilar

Carnero también valoró positivamente que la ayuda básica a los jóvenes menores de 40 años pase del 50 al cien por cien y que incluya un incremento adicional del 15% en caso de que se trate de una mujer. Igualmente se han mantenido las ayudas asociadas a la remolacha, los frutos secos, las oleaginosas y la ganadería de vacuno de leche y de carne, así como al ovino y al caprino, sector ante el que Carnero aseguró que consiguió que el Ministerio de Agricultura «se comprometa a analizar la posibilidad de implantar un Plan Nacional» para productores y cooperativas.

Por último, y en cuanto al segundo pilar, el consejero de Agricultura y Ganadería explicó que Castilla y León contará con 1.176 millones de euros de gasto público para el periodo 2023-2027, lo que supondrá un aumento en 25,9 millones de euros del Feader para destinar 205 millones a infraestructuras agrarias, 170 millones a ayudas a zonas con limitaciones productivas, 143 millones en ayudas agroambientales, 70 en agricultura ecológica y permitirá favorecer la sucesión en explotaciones envejecidas, dentro del ánimo de la Junta de «favorecer la incorporación de jóvenes a la agricultura de Castilla y León».