scorecardresearch

Tráfico refuerza los controles contra un año «dramático»

SPC
-

La Guardia Civil utilizará coches camuflados y cámaras fijas para «sacar de la circulación» a las personas que provocan los accidentes

Un agente de la Guardia Civil, junto a un radar móvil en una carretera de Palencia. - Foto: Ical

La Dirección General de Tráfico prepara un verano cargado de controles en las carreteras de Castilla y León para poner freno al «dramático» año que arrastra la Comunidad en materia de siniestralidad vial, con 58 fallecidos en las vías interurbanas en lo que va de 2022. La delegada del Gobierno, Virginia Barcones, fue la encargada de anunciar ayer este incremento de los controles en las carreteras de la Comunidad, momento que aprovechó también para hacer un llamamiento a la prudencia para frenar esta lacra.

Unas medidas que avanzó durante su participación ayer en Palencia para presentar la primera de las cuatro operaciones especiales de tráfico que se desarrollarán en verano en las carreteras autonómicas, periodo en el que se esperan en la Comunidad diez millones de desplazamientos –449.000 en la operación salida del 1 al 3 de julio–.  La siguiente comenzará el 1 de agosto; la tercera, la del 15 agosto y la última para el fin de verano, del 26 al 28 de agosto, en la conocida como 'operación retorno. 

Allí mostró su preocupación por un año «trágico» e insistió en que «necesitamos la complicidad de toda la sociedad». Por ello, ante el comienzo de un verano «tan esperado, deseado, de vuelta a la práctica normalidad» donde todos quieren «disfrutar», Barcones insistió en pedir a la ciudadanía «especial precaución» y el cumplimiento estricto de las normas de tráfico y seguridad vial, así como vigilar la velocidad, el cinturón y las distracciones mientras se conduce.

La delegada también explicó que el incremento de controles y de campaña especiales se realizará en función de las causas concurrentes que están detrás de los accidentes de tráfico, a la vez que anunció que en los próximos días se pondrá en marcha una campaña de control de velocidad en autopistas y autovías, donde en lo que va de año se han contabilizado en Castilla y León 18 muertos.

Indicó en este sentido que la Guardia Civil también utilizará coches camuflados y cámaras fijas para «sacar de la carretera» a las personas que provocan accidentes y ponen en peligro su vida y la del resto de conductores.

Atropellos

De hecho, anunció que la siguiente campaña se centrará en los atropellos en vías interurbanas, accidentes que el pasado año se cobraron la vida de once personas en Castilla y León. Por último, Barcones recalcó que el dispositivo tanto de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, como de la DGT está listo para garantizar la fluidez del tráfico, y cifró en una media de mil agentes y funcionarios los que velarán por la seguridad en las carreteras durante el verano.