scorecardresearch

Alberto San Juan se viste de Cristóbal Balenciaga

SPC-Agencias
-

Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga se encargan de retratar la época de esplendor del gran modisto vasco en la primera serie española de Disney+ que verá la luz en 2023

El actor madrileño ha tenido que aprender euskera, francés y nociones del mundo de las pasarelas. - Foto: Juan Herrero (EFE)

No había mejor emplazamiento para presentar a la serie Balenciaga que el Festival de Cine de San Sebastián, tratándose de un personaje natural de Getaria que llegó a convertirse en el máximo exponente de la moda española. No hay fecha fija de estreno pero sí muchas ganas de ver la historia que llegará a Disney+ en 2023. 

De Cristóbal Balenciaga puede decirse que se conoce todo de su obra como maestro de la alta costura y casi nada de su vida privada. En la una y la otra han indagado los directores Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga para construir, «con respeto y rigor», el personaje protagonista de su primera ficción para televisión.

El proyecto se ha desarrollado como producción original de Disney+, que aborda su primera serie de producción local, y con el actor Alberto San Juan como protagonista absoluto del modisto. Una ficción que tendrá seis capítulos, se estrenará el próximo año y entre cuyas últimas incorporaciones está la del músico Alberto Iglesias.

A escasos metros del Kursaal hicieron gala de su ambicioso producto los directores de Handia, película premiada con 10 Goyas, y La trinchera infinita, que obtuvo dos, y en el que también participa el productor vasco Xabier Berzosa.

Junto a todos ellos, la exhibición tuvo lugar en el museo San Telmo, participaron la vicepresidenta de producción original de Disney+ España, Sofía Fábregas; la coguionista y creadora, Lourdes Iglesias, y la directora de vestuario Bina Daigeler, la cual estuvo al frente de un equipo de 30 personas para recrear fielmente los diseños de un maestro que tocó la perfección.

Los tres directores se han adaptado a tiempos cinematográficos distintos para rodar a lo largo de 16 semanas -aún quedan al menos otras dos largas- la vida y obra de este guipuzcoano, hijo de un pescador y una costurera de Getaria, que es parte de la historia de la moda y sobre el que han querido «ir más allá del biopic».

«Mantenemos un equilibrio. Hemos imaginado ciertos episodios de su vida y en lo que se sabe de él, hemos sido rigurosos. Pero te tienes que ver reflejado también en el personaje», explicó Goenaga.

Con Alberto San Juan han llevado a cabo «un proceso de negociación» hasta que ha ido «haciendo suyo el personaje y aportando también sus capas». «Nos ha dado la sensación de cercanía, de guipuzcoanismo, lo ha entendido bien», dicen del intérprete madrileño, que habla en la serie en castellano, euskera y francés.

El actor lo ha corroborado. «Mi relación con él es intensa, desde luego. Es la figura con la que más vinculación he tenido en los últimos cuatro meses, más que con ningún ser de carne y hueso», señaló. «Nos sentimos muy cómodos en la psicología del personaje, apela a ti, habla también de ti. Nuestro Cristóbal es una persona que se frustra ante la falta de control», añadió Arregi, quien además explicó que han contado con libertad total y la ficción va a ser la misma que ellos habrían filmado, aunque no hubieran contado con el apoyo de Disney+.

Garaño, por su parte, sostuvo que han funcionado en grupo de forma similar a como lo hacen en sus películas, aunque la idea era que trabajaran dos directores por cada pareja de capítulos. «Está resultando más complejo y al final nos estamos metiendo todos en todo», apostilló.

A la envergadura de esta producción se refirió también Alberto San Juan, que nunca había trabajado para un proyecto «de tal dimensión y con tantos medios» y en el que él está siendo, «sobre todo, muy bien mandado». 

«Tal era la dimensión, tan desbordado me sentía, que he tenido que actuar como un soldado leal, disciplinado. Ha sido mi manera de poder sobrevivir y seguir al ritmo que esto exigía, absolutamente entregado al equipo», remarcó sobre este papel, que ha sido para él «un absoluto regalo de la vida».

San Juan no fue la única opción para dar vida a Balenciaga, pero fue el que se colocó «en la parrilla de salida» tras hacer la prueba, explicó Arregi. 

De Cristóbal Balenciaga (1895-1972), por supuesto, también se habló, incidiendo en su faceta de desconocido pese al éxito mundial que cosechó y que marcó a las generaciones venideras.

La serie se centra en el período de la vida desde que el modisto de Getaria se fue a París hasta su retirada, y el afán de todo el equipo era «resultar respetuosos con esta figura que además aún está cercana en el tiempo», señaló la coguionista Lourdes Iglesias.

El trabajo de documentación ha sido exhaustivo, han leído y visto todo lo que existe sobre Balenciaga y han contado con la colaboración de su maison en París y con la de Miren Arzalluz, experta en el modisto y directora del museo de la moda Palais Galliera de la capital francesa.

La moda, un personaje más

Durante la presentación en el certamen donostiarra, la directora de vestuario comentó que le han dicho que es muy seria. «No he tenido tiempo de reír», afirmó Bina Daigeler, debido al esfuerzo técnico de su equipo para estudiar y reproducir los diseños del maestro, a los que se añadió después el acercamiento a modistos como Givenchy, Coco Chanel y, sobre todo, Christian Dior, que también aparecen en la serie, al igual que Fabiola de Bélgica. 

No podía ser de otra forma en esta serie, el vestuario, es parte muy importante de la trama de esta ficción. «No hay duda. El vestuario es otro personaje más que en cualquier otro proyecto mío. Este más ambicioso aún», manifestó la encargada de tan ardua tarea. También la preparación ha sido bastante larga. Varias imágenes del making of pusieron el broche a una elegante presentación además de la noticia de última hora de que Alberto Iglesias se encargaría de poner música. El rodaje comenzó hace cuatro meses y le quedan dos semanas más. A partir de ahí… a seguir trabajando. 

Hay muchísimas ganas de que empiece el desfile.