La Serrada busca familias jóvenes con hijos menores

P.R.
-

La alcaldesa de la localidad, Nuria Arribas, anuncia que se facilitarán tanto el material escolar como los libros de texto y otras ayudas para que vengan alumnos nuevos y la escuela no sea cerrada en los próximos años por la falta de niños

La Serrada busca familias jóvenes con hijos menores

El Ayuntamiento de La Serrada, en el Valle Amblés, a pocos kilómetros de la capital, está buscando familias jóvenes con hijos en edad escolar para evitar que la escuela de la localidad sea cerrada por falta de alumnos. Con esta medida el consistorio serradense quiere conseguir que ni el próximo año ni los siguientes se cierre el colegio rural de la localidad. Por ello, su alcaldesa, Nuria Arribas, ha anunciado que están «buscando familias que quieran instalarse en La Serrada para evitar que se cierre el colegio» a las que facilitarán tanto el material escolar como los libros, además de otras ayudas como un servicio de ‘madrugadores’, ‘continuadores’, monitores los días de fiesta e incluso un comedor. 
«El cierre de los colegios es el termómetro de la despoblación», ha explicado Nuria Arribas, para la que el cierre del colegio en los pueblos «es el comienzo de su decadencia». Sin embargo, «si se mantiene la escuela, ésta servirá de reclamo» para seguir adelante. Y añade que, en el caso de conseguir mantener la escuela rural, la localidad «quizá comience a recuperarse de nuevo», sobre todo «cuando se compruebe la calidad de dicha educación».
Para la alcaldesa de La Serrada, además, la escuela unitaria rural tiene muchas ventajas. «Hay pocos alumnos, estilo Finlandia»; además, es un espacio de «convivencia de distintas edades en el mismo espacio». Esto «fomenta la igualdad y la solidaridad», en un ambiente en el que «los pequeños se benefician de lo que están haciendo los mayores y estos, a su vez, les ayudan y se espabilan». 
En un colegio rural, además, se fomenta la «educación global adecuada a los tiempos y al entorno». De esta forma, «se favorece la experimentación y la pedagogía activa», al tiempo que se da una «educación personalizada, homogénea y solidaria». Este entorno educativo «favorece la integración del alumno en el medio en el que vive», ha argumentado Nuria Arribas. También ha señalado que el modelo educativo “es más flexible y crea autorresponsabilidades” a los niños, que cuentan, además, con pizarras digitales y ordenadores. “Para los más pequeños, el colegio es la prolongación del hogar”, ha añadido la alcaldesa. 
Ayudas y propuestas. Para «animar» a las familias a llevar a sus niños al C.R.A. Valle Amblés, desde el Ayuntamiento se facilitarán libros gratis y material escolar. Asimismo, el próximo curso está previsto que se implante el servicio de madrugadores y, dependiendo también de las necesidades de niños y familias, se está pensando en un servicio de continuadores o «tardes en el cole». También tienen estudiadas varias propuestas para el comedor, igualmente «dependiendo de las necesidades de los niños y sus familias».
Otra de las propuestas del consistorio es que haya un monitor los días de fiesta «en horario escolar», y éste «tenga juegos preparados para los niños». 
Además de estas propuestas, la alcaldesa ha animado a todos aquellos que «se estén planteado otra forma de educación» que «vengan a visitarnos».